Diversidad

‘Las sinsombrero’, la otra Generación del 27

Te proponemos un juego: piensa en algún nombre de la Generación del 27. ¿Ya? ¿Es, por casualidad, un nombre de mujer? Si la respuesta es ‘no’, quizá te interese ver ‘Las sinsombrero’, un documental dirigido por Tània Balló que recupera la memoria de aquellas pintoras, escultoras, poetas, filósofas, juristas, actrices y músicas que no pidieron permiso para ocupar el espacio público: lo tomaron por derecho.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Abr
2016

Artículo

Bajo la Generación de la República (renombrada por Dámaso Alonso como ‘del 27’ para ajustarla a las directrices del dictador) no solo se aglutinan algunos de los nombres de mayor cuerpo lírico del XX (Salinas, García Lorca, Alberti, Cernuda, Aleixandre…) o los hijos prósperos de Momo, dios griego del humor, que viajaron a Hollywood para escribir guiones (Jardiel Poncela, Mihura, Neville, López Rubio, Tono). También hubo un buen número de mujeres pintoras, escultoras, poetas, filósofas, juristas, feministas, actrices, escritoras, músicas que no pidieron permiso para ocupar el espacio público, lo tomaron por derecho. Son las conocidas como las sinsombrero. La cineasta Tània Balló (Barcelona, 1970) acaba de estrenar un documental sobre ellas, cuya historia también recoge en un libro del mismo nombre.

Hablamos de María Zambrano, Rosa Chacel, Josefina de la Torre, Ernestina de Charpourcín, María Blanchard, Remedios Varo, Ángeles Santos, Rosa García Ascot, Zenobia Campubrí, Concha Méndez, Carmen Conde, Marga Gil-Roësset o María Teresa León, entre otras.  Las sinsombrero.

Algunas estancaron su producción para salvaguardar la de sus maridos

La pintora Maruja Mallo contaba hasta la saciedad la anécdota, ya a su regreso a España, una vez superado ese miedo neurótico a que Franco la reconociese por la calle. Paseaban ella, García Lorca, Dalí y la también pintora Margarita Manso por la madrileña Puerta del Sol. Finales de la década de los veinte. Llevaban sombrero. Todo el mundo se enfundaba uno por aquel entonces. Era signo no solo de elegancia, también de clase. Pero los cuatro amigos decidieron seguir su paseo sin él. El cuadro causó tal estupor ante los transeúntes que éstos comenzaron a insultarlos, incluso a apedrearlos. Desde aquella anécdota, ir sin sombrero pasó a entenderse como un acto de modernidad, de transgresión. En ellos, algo menos (podían quitárselo en determinados espacios); en ellas, que debían llevarlo puesto incluso en el teatro, resultó una obscenidad.

Balló recupera la memoria de aquellas mujeres que se quitaron el sombrero, un corsé cultural que las relegaba al papel de esposas, de madres, de ama de casa o, como culmen, de musas. En cualquier caso, de mujeres objeto. Pero «decidieron convertirse en sujetos de su propia vida, en sujetos libres, participando sin complejos en la vida intelectual del primer tercio del XX. Por primera vez en España, un grupo de mujeres se erige como sujetos históricos», explica la cineasta.

En el documental (y en el libro) se recogen diez nombres propios: las pintoras Margarita Manso, Ángeles Santos y Maruja Mallo, la escultora Marga Gil Roësset, las poetas Concha Méndez, Josefina de la Torra y Ernestina de Champourcín, la filósofa María Zambrano, y las escritoras Rosa Chacel y María Teresa León. Pero fueron muchas más.

«Es imposible cuantificar a todas las sinsombrero. Fueron muchísimas y estuvieron en todos los ámbitos de la vida. Trabajaron en arte, literatura, periodismo, ciencia, deporte, gestión de empresas… Tuvieron sus herederas, pero también sus continuadoras. Representan la modernidad y la modernidad siempre es problemática. Pero la modernidad no es solo María Zambrano o Josefina de la Torre. Hay un ejemplo que me encanta: el colectivo de las telefonistas, moderno y feminista. No sólo por su trabajo, exponente de la más moderna tecnología de entonces, eran reconocidas por su forma de vestir y conducirse», nos relata Nuria Capdevila, hispanista y asesora del documental.

«Hemos sido muy injustos con ellas, apenas las recordamos o, si lo hacemos, es por su condición de “esposa de”, “hermana de”, pero tienen entidad por sí mismas, su participación en la Generación del 27 es no solo indiscutible sino importantísima. Tejieron un espacio común, que disfrutaban al margen de ellos, de los hombres, en lugares como el Lyceum Club, la Residencia de Señoritas, acudían a tertulias… eran amigas, y artistas, se influían mutuamente, se ayudaban. Su obra es de una magnitud y de una calidad incontestable», continúa Balló.

El olvido de ellos

Una de las historias más estremecedoras de las sinsombrero es la de la escultora Marga Gil-Roësset (Madrid 1908-1932). Pese a ser una artista excepcional y delicada, pasó a la historia por suicidarse enamorada de Juan Ramón Jiménez. No podía vivir con él, no quería vivir sin él. Zenobia, su amiga, esposa del poeta, enlutaba su felicidad. Un 28 de julio 1932, visita al Nobel y le entrega una carpeta amarilla (amarilla, como las tres rosas de Carver), pidiéndole que no leyera el contenido en el momento. Su diario. Pocas horas después, se pegó un tiro en la sien. Aunque Juan Ramón le dedicó varios poemas, la pareja nunca remontó del todo aquel luctuoso suceso, extendiendo un espeso silencio a modo de posología.

Ir sin sombrero se entendía como un acto de transgresión

«Reivindico la figura de mi tía por su valía y su excelencia artísticas como escultora y dibujante, no sólo por su relación con Juan Ramón y Zenobia. Su modernidad, sensibilidad y madurez son asombrosas. Basta contemplar su trabajo. Era una niña prodigio y una joven de talento extraordinario. Es un crimen que su historia estuviera silenciada, porque pertenece a la cultura de este país», relata la fotógrafa y poeta Marga Clack, sobrina de Gil Roësset.

Pero Juan Ramón no fue el único que incurrió en olvidos imperdonables. En su autobiografía, La arboleda perdida (tres tomos), Rafael Alberti no menciona a Maruja Mallo, con quien mantuvo un noviazgo de cinco años. La influencia mutua es más que patente, y su relación, intensa, aguda, desquiciante por momentos, según testimonios ajenos, ni siquiera se intuye entre líneas. Mallo, extraviada por partida doble. Se entregó a un romance con Miguel Hernández mientras éste escribía su inmortal poemario El rayo que no cesa. Él, que volvió con su Josefina Manresa, prefirió descuidarla en su memoria oficial. Otro tanto sucede con Buñuel, a quien parece que los siete años compartidos con Concha Méndez no le dejaron huella alguna. Mutis. Ni un reconocimiento explícito.

Entonces vino la guerra. Después, el exilio de casi todas. Algunas de ellas estancaron su producción para salvaguardar la de sus maridos. Es el caso de Concha Méndez con Miguel Altolaguirre o de Ernestina de Champourcín con José Domenchina. «El exilio fue terrible. Como dijo María Teresa León, las convirtió en ‘la cola de la cometa’. Tuvieron que ganarse la vida fuera de su país como pudieron, y fue un exilio durísimo, lo pasaron mal, muy mal, anímica y económicamente. Creo que, en el fondo, de manera romántica, pensaban que todo su trabajo se reconocería en algún momento. Pero lo cierto es que, a su regreso, solo recibieron olvido. La primera que se dio cuenta de ello fue Maruja Mallo. Ella fue consciente de que, para poder hablar de sí mismas, primero tendrían que hablar de ellos, de Dalí, de Lorca, de Buñuel…».

La historiadora Mercedes González afirma en el documental que a ella la generación de las sinsombrero le ayudó a reconciliarse con el pasado de España. «Ellas son nuestra memoria, una pieza clave de nuestra identidad como españolas. Pero no es una cuestión solo de reconciliación, sino de reconocimiento. El pacto del olvido en el que se asentó nuestra transición borró su historia, y nuestra sociedad la necesita», despunta Capdevila.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.