Opinión

«Las reformas frente a los desahucios son insuficientes»

El juez de la mercantil número 3 de Barcelona José María Fernández Seijo planteó una cuestión prejudicial que derivó en una sentencia histórica para los desahuciados en España.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
19
Jun
2013

Artículo

Por Irina Moreno

El juez de la mercantil número 3 de Barcelona José María Fernández Seijo planteó una cuestión prejudicial que derivó en una sentencia histórica para los desahuciados en España. Cuando se dirigió al Tribunal de Justicia de la UE para que aclarase si la ley española respeta los derechos de los consumidores, el tribunal de Luxemburgo respondió tajante: la legislación es abusiva e ilegal.

La sentencia de la UE ha supuesto un punto y aparte, pero no ha conseguido frenar todos los desahucios. ¿Qué más hay que hacer para detener esta tragedia?

Está claro que la sentencia es sólo un toque de atención sobre las deficiencias de nuestro sistema. Las medidas adecuadas deben ser legislativas y, además, integrales. Hasta ahora todo lo legislado, incluida la reforma de 15 de mayo (la nueva Ley Hipotecaria), no deja de ser un parche. Probablemente la fórmula más eficaz sería la de que se permitiera reestructurar la deuda a los consumidores en la línea que apunta el Banco Central Europeo en su informe de 22 de mayo. En él denuncia que las reformas son insuficientes para solucionar este drama social. La restructuración de las deudas de los consumidores pasa por permitir la segunda oportunidad y el perdón de parte de la deuda.

La nueva Ley Hipotecaria ignora esas medidas. ¿Cree que también da la espalda a la iniciativa legislativa popular (ILP) avalada por un millón y medio de personas?

Desde luego. Los principios y la filosofía de la iniciativa legislativa popular han sido traicionados en la reforma de mayo de 2013. Lo que finalmente se ha legislado es una burla a quienes apoyaron la ILP. La dación en pago tenía unos presupuestos sencillos: entregando el piso se cancelaba toda la deuda. El proyecto del Gobierno no permite esa cancelación de la deuda y obliga al deudor a mantener pagos importantes durante varios años.

¿La dación en pago y el alquiler social podrían tener cabida en la legislación española?

La dación en pago ya se reconoció en 2003 a las empresas y ha funcionado en procesos de insolvencia. No se ha demostrado que la dación en pago ponga en mayor riesgo a nuestro sistema financiero. De hecho, en los juzgados mercantiles se aprueban cientos de daciones en pago de promotoras a bancos con rebajas muy sustanciosas.

¿Cree que han primado los intereses de los bancos frente al interés general?

Lo que creo es que no han sido conscientes de la dimensión personal y social del problema, lo han minimizado y han antepuesto a los intereses de la gente unos pretendidos riesgos financieros que no han probado. El Gobierno utiliza distintas varas de medir en función de que los intereses sean de las empresas o de los consumidores: para las empresas las respuestas son inmediatas, mientras que para el consumidor cualquier solución se demora durante meses. La reforma de mayo de 2013 hubiera tenido sentido y efecto si se hubiera hecho en 2009, no ahora.

¿Qué parte de responsabilidad tienen las entidades financieras en esta tragedia colectiva?

No todas las entidades han actuado del mismo modo y no es bueno hacer generalizaciones, aunque día a día comprobamos los abusos cometidos en muchos préstamos, tanto en la valoración de los pisos como en la fijación de las cláusulas. Pero creo que obsesionarse con revisar el pasado no ayuda a los miles de afectados. Lo importante son los compromisos de futuro. En el endeudamiento hay una corresponsabilidad de todos los operadores pero quien ha fracasado ha sido el Gobierno, que no ha sabido o no ha querido controlar los abusos y desmanes, tanto de quienes ofrecían créditos que parecían baratos, como de quienes se endeudaban sin disponer de recursos para hacer frente a sus obligaciones.

¿Se engañó a conciencia a los hipotecados al firmar ciertas cláusulas?

Hay prácticas abusivas en muchos préstamos, de ahí que el propio Gobierno haya implantado un código de buenas prácticas financieras. Al margen de responsabilidades, lo cierto es que las leyes deberían eliminar todas las cláusulas abusivas sin obligar a los consumidores a tener que litigar para defender sus derechos. La sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 en la que se declaran abusivas las cláusulas suelo de algunas entidades se advierte de que, bajo la apariencia de una información suficiente, se ha producido un espejismo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Punto final

Juan José Almagro

Agotados por los golpes de las múltiples crisis y en medio de la incertidumbre absoluta, ¿podemos mantener la esperanza?

The Land of the Free

Iñaki Domínguez

A pesar de su aparente querencia por la libertad, Estados Unidos constituye uno de los países menos libres de Occidente.

La canción del destino

Luis Suárez Mariño

El miedo a nuestras pulsiones más oscuras no nos debe hacer renegar de nuestra propia naturaleza.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.