Cambio Climático

Aumenta la conciencia en el carro de la compra

Un estudio de la Fundación Entorno – BCSD España desvela que el 72% de los españoles cambiaría sus hábitos de consumo si conociera el impacto ambiental que conlleva la fabricación de los productos.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
16
Jun
2011

Artículo

Ethic

El último estudio de opinión realizado por el Grupo de Trabajo de Energía y Cambio climático de la Fundación Entorno – BCSD España desvela que el 72% de los españoles cambiaría sus hábitos de consumo si conociera el impacto sobre el cambio climático que conlleva la fabricación de los productos.

En este sentido, casi el 80% de los encuestados afirma que animaría al Gobierno español a incluir etiquetas sobre los daños ambientales que se han producido como consecuencia de la manufacturación de las materias primas.

Según la citada investigación, la cifra de consumidores españoles que se autodeclaraban responsables eran minoritaria, pero la sociedad de la información y la facilitad de divulgar nuevas iniciativas ha hecho que este grupo se haya visto incrementado.

En este sentido, el potencial de Internet es enorme: “Según los últimos datos, el 14% de los 22 millones de usuarios de internet en España cuentan su experiencia de compra en la red y el futuro pasará por introducir la posibilidad de comprar en estas plataformas sociales”, ha indicado la directora gerente de Fundación Entorno, Cristina García-Orcoyen.

Del estudio, en el que han participado más de 700 ciudadanos con alto grado de motivación social y ambiental, se esgrime también que el sobrecoste de los productos socialmente responsables y la dificultad de encontrarlos en los establecimientos habituales son dos de los motivos que frenan a los consumidores a la hora de optar por enseres socialmente y ambientalmente más responsables.

Los productos que sí incluyen indicaciones sobre, por ejemplo, el consumo de CO2 causado en la fabricación, se encuentran con el impedimento de que en esas etiquetas no se hace una comparativa que haga que el consumidor pueda imaginar de qué se está hablando realmente.

“La causa está en el gran número de etiquetas existentes, circunstancia que confude al consumidor y provoca que la credibilidad otorgada a este tipo de etiquetado sea baja”, ha explicado García-Orcoyen.

Aunque las razones mayoritarias de los consumidores responsables a la hora de adquirir los productos son, principalmente, la de compromiso y la de sentir que están haciendo algo bueno; los resultados de la encuesta definen como prioritario para mejorar este faceta responsable del consumidor que el Gobierno homologue las etiquetas, incentivar la oferta baja en carbono, y facilitar al consumidor la búsqueda e interpretación de la información

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.