«Necesitamos un socialismo de oportunidades y una aristocracia del mérito»

«El entorno es más potente de lo que creíamos. Nos constituye»

«No puede ser que el concepto de excelencia sea de derechas y el de igualdad, de izquierdas»

«Pensar que la pluralidad de opiniones es un obstáculo es una idea un poco dictatorial»

Comparte este artículo

Aprenderse de memoria la lista de los reyes godos puede ser un indicador de nuestra inteligencia, pero no de nuestro talento. ¿De qué nos sirve, acaso, acumular conocimientos si no sabemos aplicarlos a la vida? Sobre ello reflexiona el filósofo José Antonio Marina en su último libro, ‘Objetivo: generar talento. Cómo poner en acción la inteligencia’.

¿El inteligente nace o se hace?

La inteligencia, como competencia, es innata, pero el desarrollo y el buen uso de ella, a lo que llamamos talento, es aprendido. La inteligencia puede ser estupenda al nacer y quedarse inútil si no se recibe educación de vida. El talento es, pues, la inteligencia triunfante.

Hay quien confunde el talento o la inteligencia con la mera acumulación de conocimiento.

Es un error. El conocimiento puede ser inerte, que no sepas qué hacer con él. El talento aparece en el uso que hagas de ese conocimiento. Has aprendido destrezas para usar esos conocimientos. En el fondo, nuestra inteligencia es la suma de biología más memoria. La memoria es lo que aprendemos: datos, hechos, operaciones, conceptos, actividades… Puede que sepas mucho de todas las cosas pero no sepas qué hacer con ellas. La memoria es el órgano del aprendizaje, está presente en todos los actos que hemos aprendido. Aprendemos a inventar, a pensar. Siempre que aparece la palabra aprender, por debajo está la memoria. En último término, es la capacidad que tiene el cerebro de cambiar de acuerdo con la experiencia; su plasticidad. La fuente de todo.

¿Sirve de algo aprender de memoria, repetir como un papagayo?

La confección injusta de la memoria es lo único que hace repetir. Recuerdo que escribí un estudio sobre la memoria creadora. La memoria repite en unos casos e inventa en otros. Un cardiólogo, cuando ausculta, está recibiendo el mismo estímulo auditivo que todo el mundo. Pero gracias a la memoria, sabe interpretarlo. La memoria hace implícitos aquellos recuerdos y habilidades que están ahí, funcionando, pero que somos incapaces de evocar: miedos, simpatía, experiencias que habíamos olvidado. Uno de los trucos que tiene el cerebro para ampliar su capacidad es automatizar comportamientos. Muchas veces, sobre todo los niños, pueden aprender cosas para toda la vida. En el caso de los miedos esto es muy claro; no están justificados.

En tu último libro insistes en que el entorno es el factor que puede bloquear el talento o, por el contrario, desarrollarlo. ¿En qué sentido? ¿Te refieres al entorno social? ¿Al físico?

La inteligencia personal, la que tenemos cada uno de nosotros −que es un fenómeno real, porque nadie desarrolla su inteligencia de una manera aislada−, bloquea o estimula. El entorno es más potente de lo que creíamos. Determina las capacidades, nos constituye. La epigenética nos dice que, aunque todos nacemos con un genoma determinado, no todos los genes se expresan; que se activen o no se activen depende del entorno.

Dices que la historia de España ha sido tan convulsa por falta de talento político. ¿Tienes esperanza en esos partidos que abanderan la «nueva política»?

No lo sé, porque la inteligencia política tiene que ser la capacidad de seleccionar bien los problemas, elegir bien las metas, gestionar las emociones y soportar el fracaso. Y no veo que haya esa capacidad de captar la complejidad de los temas. Veo posturas muy simplificadoras, pero que, cuando se enfrentan con la realidad para una tarea de gobierno, no funcionan. Deberían tener la capacidad de resolver problemas, de pensar con los demás, de negociar. Ese compromiso no significa, como se suele interpretar, una entrega o un fracaso. Con intereses legítimos opuestos, habrá que negociar. Eso exige humildad, atender a los argumentos, cierta calma, respeto, no descalificación. Pensar que la pluralidad de opiniones es un obstáculo, y no parte de la dialéctica, es una idea un poco dictatorial.

Marina2-1

¿No ha sido precisamente la política o, más bien, las ideologías, el gran lastre del sistema educativo español?

El sistema educativo español está ideologizado desde finales del siglo XIX. Desde que se reinstaura la Monarquía. Esta es bastante conciliadora en muchos temas, salvo en la educación, de la que se encarga la Iglesia. Eso suscita la separación de la universidad; la Institución Libre de Enseñanza surge como protesta, en defensa de la libertad de cátedra. La República sigue un modelo educativo de escuela única, laica y gratuita. Cuando viene el franquismo, se encomienda de nuevo el control y supervisión de la educación a la Iglesia, con la idea de que el Estado tiene una posición subsidiaria. A partir del año 70 cambian las cosas, el Estado adopta competencias educativas importantes. También se produce cuando se firma la Constitución. Luego, mediante leyes ordinarias, se introducirá el modelo educativo más conservador o más socialista. Es disparatado, muy maniqueo.

Y nos lleva a ese enfrentamiento de los buenos y los malos, esa manía tan española.

La preocupación por la calidad siempre se ha atribuido a los conservadores y la equidad a la izquierda. Necesitamos una escuela con el suficiente talento como para atender a esas dos necesidades: calidad y equidad. Se tiende a intensificar más el papel de uno y el papel del otro. Se enrocan en su postura. Necesitamos desmontar esas máscaras de malos y buenos. Ser capaces de integrar. Desmontar todas las rigideces que se han ido configurando y que muchas veces no son más que mecanismos de autodefensa y de ataque. Lo que importa es el derecho de nuestros niños a estar bien educados.

El término «excelencia» es considerado como excluyente por gran parte de la opinión pública, que lo vincula a la desigualdad de oportunidades.

Debemos ir a una postura más matizada. No puede ser que el concepto de excelencia sea de derechas y el de igualdad, de izquierdas. Convirtiendo en un esperpento ambas posturas. Necesitamos ir a un socialismo de oportunidades y a una aristocracia del mérito. Al menos el 50% de los resultados en la escuela dependen de la situación socioeconómica de los alumnos. Si queremos mejorar la escuela, también debemos mejorar los entornos socioeconómicos. Según avance la enseñanza, empezará a ser sustituida esa necesidad de paliar necesidades, y se irá teniendo más en consideración el mérito de los alumnos.

¿Esto es aplicable a la universidad?

En mi opinión, durante los dos primeros años de universidad, hay que dar todas las becas que podamos, para facilitar el acceso a las mismas oportunidades a esas personas que no comprenden muy bien los estudios o que tienen dificultades. Pero a partir del tercer año, después de esos dos primeros de aclimatación, debemos ser exigentes con las becas, por ejemplo, con una persona que no apruebe. Aunque más vale ser garantistas que no cometer injusticias.


COMENTARIOS

  1. Madre mía se hace duro leer como incluso en los debates intelectuales hay gente tan dada a descalificar e insultar. Definitivamente estamos rodeados de mediocridad y cada día la cosa parece ir a peor. Tanta intransigencia envuelta en buenismo, me recuerda a la imagen tradicional de aquellas beatas que enjugaban su maldad a golpe de misa. Ahora hemos cambiado la Biblia por El Capital. Triste país fraticida.


  2. Tiene pinta de obispo.


  3. Este quiere mas de lo. Mismo un poquito mas de franquismo


  4. Me encanta Marina!¡


  5. Personas asi con etica y dignidad son las que necesitamos.


  6. Ya ves Mikel, que hasta personas como JA Marina genera controversia.


  7. O sea..se come con cucharea o con tenedor ?


  8. Ufffffffff.


  9. Es un gilipollas. Aplicar conocimientos a la vida? Entonces los saberes, las disciplinas, tienen que tener una finalidad práctica? Adiós, Historia del Arte, adiós Matemáticas, adiós Filosofía, adiós Literatura, adiós música… En fin, adiós cultura… Lo dicho, un gilipollas.


    • ¿Pero usted quién es y quién se cree para insultar así? ¿Alguien le conoce? Lea la entrevista y, sobre todo, lea a Marina, creo que su labor como humanista le supera bastante. Solo un botarate se permite insultar así.


    • Obras de José Antonio Marina
      Elogio y refutación del ingenio, Anagrama, 1992
      Teoría de la inteligencia creadora, Anagrama, 1993
      Ética para náufragos, Anagrama, 1996
      El laberinto sentimental, Anagrama, 1998
      El misterio de la voluntad perdida, Anagrama, 1998
      La selva del lenguaje: introducción a un diccionario de los sentimientos, 1998
      El vuelo de la inteligencia, 2000
      Crónicas de la ultramodernidad, 2000
      El rompecabezas de la sexualidad, 2002
      Dictamen sobre Dios, 2002
      Los sueños de la razón: ensayo sobre la experiencia política, 2003
      La creación económica, 2003
      Memorias de un investigador privado, 2003
      La inteligencia fracasada: teoría y práctica de la estupidez, 2004
      Aprender a vivir, 2004
      Por qué soy cristiano: teoría de la doble verdad, 2005
      Aprender a convivir, 2006
      La familia en el proceso educativo: estudio anual 2005, 2006
      La revolución de las mujeres: crónica gráfica de una revolución silenciosa, 2006
      Anatomía del miedo: un tratado sobre la valentía, 2006
      Educación para la ciudadanía, 2007, libro de texto nivel ESO
      Las arquitecturas del deseo: una investigación sobre los placeres del espíritu, 2007
      La pasión del poder: teoría y práctica de la dominación (2008)
      Palabras de amor, Temas de Hoy, 2009. (Reseña Editorial)
      La recuperación de la autoridad, Versatil Ediciones, 2009.
      Las culturas fracasadas: el talento y la estupidez de las sociedades (2010)
      La educación del talento Editorial Ariel (2010)
      El cerebro infantil. La gran oportunidad Editorial Ariel (2011)
      Los secretos de la motivación Editorial Ariel (2011)
      Pequeño tratado de los grandes vicios Editorial Anagrama (2011)
      La inteligencia ejecutiva Ariel (2012)
      Escuela de Parejas Editorial Ariel (2012)
      Objetivo: Generar talento Editorial Conecta (2016)
      En coautoría
      Diccionario de los sentimientos, (con Marisa López Penas, Anagrama, 1999, (Reseña editorial)
      La lucha por la dignidad: teoría de la felicidad política (con María de la Válgoma) (2000)
      Hablemos de la vida (con Nativel Preciado) (2003)
      La magia de leer (con María de la Válgoma) (2005)
      Competencia social y ciudadana (con Rafael Bernabéu) (2007)
      La magia de escribir (con María de la Válgoma) (2007) Reseña
      La conspiración de las lectoras (con María Teresa Rodríguez de Castro) (2009)
      El bucle prodigioso: veinte años después de Elogio y refutación del ingenio (Con María Teresa Rodríguez de Castro) Editorial Anagrama (2012)
      El aprendizaje de la creatividad (con Eva Marina) Ariel (2013)
      La creatividad económica (con Santiago Satrustegui) (2013)
      La creatividad literaria (con Alvaro Pombo) (2013)
      Capítulos de libros
      “El hombre feliz: o la fecundidad compartida”, del libro Ser hombre, 2001, compilado por Pepa Roma
      “Machismo y mitos de legitimación”, del libro Ellas: catorce hombres dan la cara, 2001, coordinado por Tomás Fernández García
      Prólogos
      La tiranía de la belleza : las mujeres ante los modelos estéticos, Lourdes Ventura, 2000
      El don de arder: mujeres que están cambiando el mundo, Ima Sánchis, 2004
      Protocolos: 1973-2003, Álvero Pombo, 2004
      Spinoza, Steven Nadler, 2004
      Antimanual de filosofía : lecciones socráticas y alternativas, Michel Onfray, 2005
      Los procesos de la relación de ayuda, Jesús Madrid Soriano, 2005
      Cómo aprende el cerebro: las claves para la educación, Sarah-Jayne Blakemore, 2006
      Vivir y convivir: 4 aprendizajes básicos, una búsqueda de lo humano para encontrarnos en lo universal, Jonan Fernández, 2008
      Hermano mayor: entender a los adolescentes es posible, Pedro García Aguado y Esther Legorgeu, 2010
      Árbol, Joaquín Araujo, 2011
      Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas, Leontxo García, 2013
      Código best seller, Sergio Vila-Sanjuán, 2014
      Familia y Escuela. Escuela y Familia. Guía para que padres y docentes nos entendamos, Óscar González, 2014
      Premios y distinciones
      Premio Anagrama de Ensayo por “Elogio y refutación del ingenio” (1992)
      Premio Nacional de Ensayo por “Elogio y refutación del ingenio” (1993)
      Premio al mejor libro del año de la Revista Elle.
      Premio del Periodismo Andrés Ferret.
      Premio Juan de Borbón al mejor libro del año.
      Premios INTRAS 2002. Mención especial por “su eficacia intelectual y su afinidad de sentimientos con Fundación INTRAS”
      Premio de Economía DMR.
      Premio Giner de los Ríos de Innovación Educativa.
      Premio Fundación Independiente de Periodismo Camilo José Cela (2007)
      Medalla de Oro de Castilla-La Mancha (2007)


    • Daniela Coello Ya sabes, Daniela, que la ignorancia es muy atrevida.


    • Cuánta gente deseando lanzar la primera piedra, en vez de participar de un debate tan necesario y que el pensador José Antonio Marina formular de forma tan constructiva. Algunos son peores que los políticos.


    • Este hombre no para, es supermegaprolífico ¿de dónde sacará tanto tiempo para escribir tanto y tanto? Flipante!!!


  10. Fantastico. Libre Pensador.


  11. Algunos tendrían que leer más. Quizá les ayude a dejar atrás su vulgaridad y –lo que es más importante– a superar sus limitaciones y salir de su patético sectarismo ideológico.


    • Totalmente, Íñigo. Cuando planificaron la asignatura de Educación a la Ciudadanía, la derecha rancia atacaba a Marina por participar en el proyecto. Y ahora, le ataca esa izquierda retrógrada -antagónica a cualquier idea de progreso- por defender el mérito y la libertad de oportunidades. Pero afortunadamente, aunque hagamos menos ruido porque no nos gusta ladrar, somos mayoría la gente sensata.


    • Así es, Daniela, pero creo que en la mayor parte de las ocasiones es mejor seguir haciendo menos ruido y participar de forma razonable en los debates. Algunos se descalifican por sí solos.


  12. ¡Qué grande Marina!


  13. “Socialismo de oportunidades”, “aristocracia del mérito”. Vaya, vaya, vaya, por palabras que no quede; el socialismo ha de ser sin recortes ni apartados. La aristocracia ( pa su p.t. madre) es el gobierno de los que destacan, y para destacar, nada como hundir al resto. Vamos, más de lo mismo: ¡súbete aquí y pedalea!


    • Toda suerte de lógica acompaña tu razonamiento. Dar una medalla al primero de una competición es una suerte de abuso y demérito sobre el resto de participantes. Además que se habrán creido, seguro que sus mamis y papis les compraron equipos exclusivos de entrenamiento y los demás no gozaron de las mismas oportunidades.


    • Sigue peleando…pero solo contra tus semejantes. Al señor; pleitesía.
      El apoyo mutuo es lo que nos hará avanzar, no la lucha cainita.
      No les sirvas de peldaño, solo ganan si nos enfrentamos y no les enfrentamos. Vendedores de humo. Son especialistas de ello. No te dejes engañar ( salvo que quieras, claro)


  14. Si José Antonio Marina fuera ministro de Educación y Cultura mejor nos iría.


  15. Todo esto ya se probó en Inglaterra en la época de Tony Blair. El fraude para superar las evaluaciones se hizo norma. En la sanidad, este sistema llegó a provocar muertes, al dar prioridad a unos pacientes respecto a otros en función de la puntuación de los tests, y no respecto criterios médicos.


    • Los pacientes tenían que hacer unos tests? Qué tipo de tests? Y ahora que me lo pregunto, pacientes de qué? Por otra parte, me leí la entrevista y yo no vi por ningún lado que este filósofo hablase de, como te diría, reeditar aquella etapa laborista.


    • Los pacientes no. El personal. Sanitario y no sanitario


    • Y no lo dice en la entrevista, lo dice en el Libro Blanco de la Educación, que redactó por orden de Rajoy


    • Si a los colegios, profesores y alumnos se los evalúa con tests, acabarán (con toda la razón del mundo) especializándose en hacer esos tests.
      Probablemente alguien, además (¿McGraw Hill? ¿Pearson? ¿Santillana?) se forre organizando el cotarro.
      Ya ocurre en EEUU.


  16. Lo que hace falta es que nadie se crea mejor que nadie… la equidad es una cuestión de proporcionalidad y los mínimos y máximos son meros referentes… ^^!


    • Es verdad da lo mismo ser un científico que investigue la cura de enfermedades que proxeneta o traficante. Todos son personas y merecen el mismo respeto.


    • También científicos supuestamente profesionales que acaban traficando y traficantes que se reciclan trabajando… Lo que no es de recibo es descontextualizar a conveniencia ni estigmatizar determinadas profesiones por su supuesta naturaleza… ^^!


  17. ¡ DE SENTIDO COMÚN ! · (El menos común de los sentidos.)