La sostenibilidad, clave de éxito para las grandes empresas

architecture-828596_960_720

El estudio analiza 125 empresas, de las cuales 28 cotizan en el IBEX 35

Un 91% de las compañías realizan actividades para la preservación de la biodiversidad

Comparte este artículo

Las empresas responsables reducen riesgos, disminuyen costes, aumentan su eficiencia, fortalecen su reputación y mejoran su competitividad. Los empleados, además, son más productivos cuando perciben que trabajan en una organización alineada con la cultura imperante del respeto a las personas, al planeta y a la sociedad en general. Al tener Códigos Éticos, sus clientes les compran más, y al mismo tiempo buscan proveedores que piensen de la misma forma, porque así ambas empresas se complementan y potencian su acción responsable. Es la conclusión del Estudio Multisectorial 2015 sobre el estado de la Responsabilidad Corporativa de la Gran Empresa en España, elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad.

En palabras de Joaquim Borràs, presidente ejecutivo de ISS Facility Services, este estudio demuestra que el camino de la RC es un elemento de competitividad en el ámbito empresarial y comercial. Este sistema es una herramienta de evaluación para que las propias empresas se vean reflejadas en el mercado y sean conscientes de aquellos aspectos que deben mejorar. «Veremos cómo la economía circular se irá desarrollando e imponiendo, transformando el modelo actual», apuntó Borràs durante la presentación del documento.

Desde la edición anterior, se han producido notables acontecimientos como la aprobación de la Directiva Europea de Información No-Financiera, la publicación del nuevo Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas de la CNMV, la presentación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU o el Acuerdo contra el Cambio Climático derivado de la cumbre COP21 de París.

Las tendencias y temáticas principales que se desarrollarán este año girarán en torno al cambio en el modelo de empleo, la gestión integral de riesgos, la inversión socialmente responsable, la aplicación de los Derechos Humanos en el ámbito empresarial, la seguridad y salud en el entorno laboral, la economía circular, el reporte integrado, el Compliance y el gobierno corporativo.

El informe recoge las respuestas de 125 empresas, de las cuales 28 cotizan en el IBEX 35 y han sido agrupadas en 10 sectores de la actividad basados en la clasificación sectorial del Dow Jones Sustainability Index. Según los datos, de todas las tendencias derivadas de la aprobación de acuerdos, existen cuatro que son fundamentales.

En el plano medioambiental, un 84% de las empresas en España ha definido una estrategia de reducción o compensación de emisiones de gases de efecto invernadero y lucha contra el cambio climático. Además, un 91% de las compañías realizan actividades para la preservación de la biodiversidad. En segundo lugar, los sistemas de gestión integral de la ética se han implantado en un 77% de las empresas. Así mismo, la compra responsable refleja que el 79% de las empresas solo realiza compras a proveedores que cumplen los criterios exigidos de RC. Por último, el empleo juvenil es fomentado por un 62% de las empresas, de las cuales un 25% realiza programas de Formación Profesional Dual.

El secretario general del Club de Excelencia en Sostenibilidad y director del Programa Superior en Dirección de Responsabilidad Corporativa de IE Business School, Juan Alfaro, señaló que «este año podremos ver la hoja de ruta de la RC marcada por iniciativas que responden al nuevo contexto nacional e internacional».

Por último, el manager de Sostenibilidad y Calidad de Vodafone España y director de la publicación, José Manuel Sedes, ha indicado que «en el estudio se hace referencia a las empresas líderes, que son aquellas que comparten el cumplimiento de una serie de requisitos en el desarrollo de la RC, y que habiendo conquistado este nivel de excelencia en su desempeño, representan un referente para su sector y para el resto de sectores».

Como refleja el estudio, «ya no es aceptable mantener una actitud pasiva; la demanda de una involucración efectiva por parte de las empresas y las administraciones públicas es cada vez mayor». El reto del desarrollo sostenible forma parte ya de las agendas de los gobiernos, de los creadores de opinión y de la comunidad inversora.


Los comentarios están cerrados.