Salud

¿Eres de los que se duermen contando ovejas?

El 30% de los españoles presenta alteraciones del sueño en algún momento de su vida.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
11
junio
2016

Por Carmen Gómez-Cotta

El estrés, el ruido, una mala alimentación o la falta de ejercicio físico. Vivir en un entorno poco saludable o llevar malos hábitos de vida puede convertir algo tan placentero y necesario como dormir en una auténtica pesadilla. Según la Sociedad Española del Sueño (SES), 3 de cada 10 personas presenta alteraciones relacionadas con el sueño en algún momento de su vida. Tampoco es ningún secreto que la media de horas de sueño de los españoles no suele alcanzar las ocho horas que recomiendan los médicos. En definitiva, dormimos poco y mal, algo a lo que los expertos se refieren como «la mala higiene del sueño».

En concreto, un 65% se despierta al menos una vez durante la noche, según datos del estudio El círculo de la luz: el efecto lunes realizado por Philips, a pesar de que para el 39,7% el descanso de calidad es la característica más valorada en términos de salud y el aspecto que más afecta a su bienestar, por encima de pasar tiempo con la familia, tener una alimentación sana o hacer ejercicio. «El sueño tiene una importancia y una influencia vital en el bienestar de las personas a todos los niveles, desde los estados de humor hasta el propio rendimiento profesional», explica Ángeles Barrios, directora de Marca, Comunicación & Digital de Philips.

Uno de los trastornos más comunes es la apnea del sueño, es decir, la dificultad para dormir derivada de la aparición de múltiples pausas respiratorias nocturnas con ronquido (los hombres tienden a roncar más que las mujeres, en especial conforme aumenta la edad). «La apnea del sueño es un trastorno respiratorio que se produce cuando dormimos. Consiste en un cierre parcial o completo de la vía aérea superior durante el sueño que desencadena una serie de síntomas y produce consecuencias nocivas a nivel general. Los efectos nocturnos más frecuentes son grandes ronquidos y paradas respiratorias, y los diurnos el exceso de sueño y  el cansancio», explica María Josefa Díaz de Atauri, vicepresidenta de la SES.

La incidencia del síndrome de apnea durante el sueño es una disfunción que afecta a casi 7 millones de personas en nuestro país. En adultos, es de alrededor del 2-4% de la población total; por encima de los 40 años, afecta a un 4% de los hombres y a un 2% de las mujeres. Un dato a destacar es que el 80% de los pacientes que sufren apnea tiene sobrepeso.

«Si no se trata adecuadamente, se desarrolla hipertensión arterial y aumenta la probabilidad de tener infartos, ictus o accidentes de tráfico y laborales, ya que no dormir bien incrementa la irritabilidad, la dificultad para la concentración y disminuye en general las capacidades (de concentración o alerta)», aclara Díaz de Atauri. Además, en el ámbito familiar y social –añade la vicepresidenta de SES– es causa de pérdida de relaciones por las alteraciones del carácter y de la conducta: irritabilidad, apatía, agresividad y desinterés con disminución de calidad de vida.

awake

Sueño reparador

«Una noche sin dormir puede ser frustrante e incómoda, pero si el problema persiste puede acarrear consecuencias a nivel físico y psicológico. Dormir las ocho horas recomendadas se convierte cada vez más en un sueño que una realidad para gran parte de la población», opina la directiva de Philips.

Una cosa es reconocer que la falta de sueño es un problema, pero otra es tomar acciones de manera activa para conseguir un mejor descanso nocturno. Por este motivo, Royal Philips ha lanzado a nivel global La web más somnolienta del mundo, un recurso online para ayudar a aquellos que se esfuerzan por combatir la “mala higiene” del sueño y alcanzar un descanso placentero y reparador.

Esta web cuenta con una amplia variedad de contenidos visuales, incluyendo videos e imágenes para ayudar a aquellas personas que no descansan y servir como recurso para las personas con falta de sueño crónica, proporcionándoles consejos para conseguir un mejor descanso. «El objetivo es que los ciudadanos se comprometan y piensen en el sueño como un factor clave para una vida sana y bienestar generales», concluye Barrios.

A veces, cambiar nuestros hábitos puede ayudar. Llevar un estilo de vida saludable es fundamental para mitigar los síntomas de este trastorno del sueño. Esto incluye: evitar el consumo excesivo de alcohol, asegurar horas de sueño regulares, dormir de lado, comer alimentos sanos, mantener un peso saludable.

Gracias a estas medidas, que están al alcance de los pacientes, se consigue mejorar la sintomatología de la apnea del sueño de forma considerable. Si estas medidas generales no son efectivas, suele ser recomendable el uso de algún dispositivo especial para mejorar la respiración y, por lo tanto, la calidad del sueño del paciente.

La Sociedad Española del Sueño propone un decálogo de la higiene de sueño con recomendaciones que, aun siendo de sentido común, raramente se cumplen en su totalidad:

  1. Hora fija para ir a dormir y para despertarse
  2. Limitar las siestas diurnas a 30-45 minutos de duración
  3. Evitar el alcohol excesivo 4 horas antes de ir a dormir y no fumar
  4. Evitar la cafeína 6 horas antes de dormir. Esto incluye café, té y muchas bebidas de soda, además del chocolate
  5. Evitar alimentos pesados, picantes o azucarados 4 horas antes de ir a dormir. Un ligero aperitivo antes de ir a la cama es aceptable
  6. Hacer ejercicio de forma regular, pero no justo antes de ir a dormir
  7. Usar un sistema de descanso cómodo
  8. Encontrar una temperatura confortable para dormir y tener la habitación bien ventilada
  9. Bloquear todo ruido que distraiga y eliminar la luz tanto como sea posible
  10. Reservar la cama para el sueño y el sexo. No utilizar la cama como oficina, lugar de trabajo o recreacional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Huéspedes invisibles: los virus que viven en nosotros

Rubén Martín Escolano | Amanda Fernández Rodríguez | Isidoro Martínez González | María Angeles Jiménez Sousa | Salvador Resino García

Una «fauna» variopinta de virus habita el interior de nuestro organismo, y no todos son perjudiciales.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME