Siglo XXI

La empresa como agente de cambio global

En el mundo que nos ha tocado vivir que el sector privado opere de manera responsable se ha convertido en una exigencia social cada vez más latente.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
enero
2014

En el mundo que nos ha tocado vivir que el sector privado opere de manera responsable se ha convertido en una exigencia social cada vez más latente. Y aunque la inercia de la opinión pública hace que la balanza se incline hacia el escepticismo, lo cierto es que hay compañías que están diseñando políticas de sostenibilidad muy ambiciosas basadas en una estrategia de valor compartido, es decir, buscar negocios rentables con un impacto social positivo.

En el terreno de la responsabilidad corporativa, si no queremos que todo acabe siendo papel mojado, los discursos tienen que ir alineados con planes y compromisos públicos, como los que ha presentado la compañía de alimentación y productos higiénicos Unilever. Por tercer año consecutivo ha logrado avanzar en sus objetivos para 2020, enfocados a incrementar su impacto positivo en la sociedad y a reducir la huella medioambiental.

Esta estrategia –que han bautizado como Plan Unilever para una Vida Sostenible–  se fundamenta en varios retos de alto impacto: ayudar a más de 1.000 millones de personas a mejorar su salud y bienestar, reducir a la mitad el impacto medioambiental de sus productos, obtener el 100% de sus materias primas agrícolas de forma sostenible y mejorar los medios de vida de millones de personas.

En efecto, no sólo de discursos vive la responsabilidad corporativa. Hacen falta datos, realidades, acciones concretas, medición. Por eso es importante sabaer que desde 2012 todos los productos del portafolio de alimentación de Unilever España están libres de grasas trans de origen industrial. O que todos los helados para niños tienen un máximo de 110 kilocalorías por ración.

“Este plan es un trabajo que hacemos diariamente para conseguir que estos compromisos sean una realidad y evaluamos periódicamente el avance de dichos objetivos para asegurar que estamos caminando en la dirección correcta”, explica  Ana Palencia, directora Comunicación de la compañía.

Cambio climático

Con respecto al impacto en el medio ambiente, en el último año ha conseguido disminuir el uso del plástico en marcas como Timotei. Su nueva botella tiene un 7% menos de plástico con respecto a la botella anterior, está elaborada con un 25% de plástico reutilizado y es totalmente reciclable. Asimismo, el formato de 20 lavados de Skip contiene un 79% menos de plástico que el anterior formato. Son medidas concretas que, si se suman, evitan un impacto negativo sobre la naturaleza y promueven un uso sostenible de los recursos.

Unilever_0

Además han reducido en un 15% las emisiones de C02  en el proceso de transporte de sus productos gracias, entre otros, al proyecto “Doble Temperatura”, que se basa en la optimización de las cargas en los vehículos de transporte mediante una pared flexible que permite separar los productos que necesitan diferentes tipos de conservación (refrigerado o ambiente).

La mejora de la calidad de vida también se ha visto reflejada en las acciones que Unilever España ha llevado a cabo. A través de la edición de la “Guía práctica para reducir los desperdicios alimentarios”, la compañía ha transmitido a sus consumidores la importancia de disminuir los desperdicios de comida en los hogares españoles. Además, el objetivo de obtener el 100% de sus materias primas de forma sostenible se ha materializado a través del proyecto Agraz: una iniciativa sostenible de cultivo de tomates que ha permitido ahorrar 1.5 millones de litros de agua al año.

Con el proyecto Unilever Comparte, un plan de integración con el entorno, la compañía ha llevado a cabo una serie de acciones que ponen de manifiesto la aportación que puede hacer una gran compañía a nivel local. A través de talleres de alimentación, higiene bucal y autoestima se ha formado a cerca de 3.000 estudiantes y se ha ayudado indirectamente a cientos de familias de Viladecans (Barcelona) que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La nueva lengua de los stickers

Raquel C. Pico

Las pegatinas que encapsulan emociones precisas y nuevos significados parecen arrebatarle el reinado a los emojis.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME