Educación

Consejos simples para un hogar sostenible

¿Sabías que el 25% de la demanda de energía procede de los hogares? ¿Y que el 10% del agua dulce que existe en el planeta se consume a través de uso doméstico?

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
Oct
2013

Artículo

Daniela Coello

¿Sabías que el 25% de la demanda de energía procede de los hogares? ¿Y que el 10% del agua dulce que existe en el planeta se consume a través de uso doméstico? ¿Y que el 25% de la comida de los hogares acaba en la basura? ¿Y que si un 1% de los hogares cambiara las bombillas dejarían de emitirse 8.500 toneladas de CO2? Recorremos tu casa para ayudarte a hacerla más sostenible.

Por Daniela Coello

Los hábitos para una vida sostenible en el hogar aún no han penetrado en España. Se trata de toda una legión de pequeños gestos cotidianos que acaban siendo determinantes para el futuro de nuestro planeta, pero que pasan desapercibidos ante la vorágine y las prisas del día a día.

Más allá de la educación, los principales obstáculos para una cultura sostenible en el hogar se encuentran en esa falta de tiempo y en una idea errónea que, a pesar de las evidencias, aún permanece en el imaginario colectivo: un estilo de vida sostenible conlleva más gastos.

Un hogar gasta una media de cerca de 1.000 euros al año en energía y la factura se puede reducir considerablemente con unos hábitos sostenibles.

Un hogar gasta una media de cerca de 1.000 euros al año en energía y la factura se puede reducir considerablemente con unos hábitos ssotenibles.

«Pensamos que vivir de una forma más sostenible significa gastar más dinero o invertir un tiempo que no tenemos. Y es aquí donde estamos trabajando para romper el mito: la sostenibilidad no debería ser un lujo, debe ser asequible para la mayoría de las personas», explica la responsable de Sostenibilidad de Ikea Ibérica, Mercedes Gutiérrez.

En España un hogar gasta una media de cerca de 1.000 euros al año en energía, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (Idae): el 47% en calefacción; el 22% en electrodomésticos; el 19% en agua caliente; el 7% en la placa de la cocina y el 4% en iluminación.

El reciclaje es una de las claves en un hogar sostenible.

Dejemos caer un ejemplo sobre cómo los cambios en los hábitos de vida son decisivos no sólo para el medio ambiente, si no también para nuestro bolsillo: un hogar que consigue reducir a la mitad su consumo de agua caliente ahorra 275 euros al año. «Una vez que hemos comprobado que las barreras son el dinero y el tiempo nos hemos puesto a trabajar en el  concepto de sostenibilidad asequible», explica Gutiérrez, que nos ofrece, en estas páginas, algunas claves para adaptar tu hogar a los nuevos tiempos.

Calefacción. Es muy importante aislar bien tu casa, dado que el 35% del calor o el frío se pierde por las ventanas. Si conseguimos reducir un 10% esas pérdidas, conseguiremos ahorrar al año cerca de 500 kilovatios por hora (kWh). ¿Pero qué hacemos si no podemos permitirnos cambiar las ventanas para mejorar el aislamiento de nuestra casa? «Coloca cortinas gruesas para mantener el aire frío fuera y el calor interior durante los meses de invierno», recomienda la responsable de Sostenibilidad de Ikea, que también sugiere estores opacos, que «evitan la entrada de luz y mantienen el espacio más fresco durante el verano» o usar alfombras para «no perder el calor».

Electrodomésticos. El frigorífico es el que más consume de todos. «Si no puedes permitirte un modelo A+++, ten en cuenta que si tu frigorífico tiene más de cinco años y lo cambias por otro que sea como mínimo de clase A+ puedes reducir hasta un 50% tu factura de electricidad». Pero no sólo es importante qué calificación energética tiene tu electrodoméstico, sino también cómo lo utilizas. Recuperamos dos consejos que seguramente hayas oído muchas veces a tus abuelas: no guardes en la nevera los alimentos calientes, espera a que se enfríen; y no dejes los alimentos sin tapar (si no están tapados, desprenden agua y el frigorífico gasta más energía para poder seguir enfriando).

Lavadora. Ponla en funcionamiento cuando esté llena y observa que el mayor impacto en cuanto a consumo es la temperatura. ¿Sabías que cuando lavas a 60° C el 85% de la energía que se emplea es para calentar el agua? La ropa queda igual de limpia si la lavamos a la mitad de temperatura.

Televisión. La televisión es el electrodoméstico que mayor penetración tiene en los hogares. La opción más eficiente es un modelo LED.

Cuidado con el «stand by». El 7% de la energía que consumimos en los hogares en nuestro país se desperdicia cuando los equipos están en reposo. Un consejo: enchufa todos tus aparatos a una regleta y apágala cuando no los vayas a usar. «Si cada uno de los 16,8 millones de hogares que hay en España evitáramos desperdiciar energía por stand-by, se ahorraría en energía el equivalente al consumo total anual de 3.700 hogares en un año», señala Gutiérrez.

Placa de inducción. La placa de inducción es la solución más eficiente energéticamente frente a la vitrocerámica y al gas. ¿Un consejo casero? ¡Pon la tapa! Sí, esto también te lo decía tu abuela, pero es que el agua hierve hasta un 75% más rápido con la tapa puesta. Colócala para ahorrar energía y tiempo.

Iluminación. Las bombillas LED consumen un 85% menos de energía y duran 20 veces más que las incandescentes. «Si solo un 1% de los hogares cambiara las 8 bombillas incandescentes que hay de media en la actualidad dejarían de emitirse 8.500 toneladas de CO2 a la atmósfera y se ahorrarían más de 7 millones de euros en sus facturas de energía».

Agua caliente sanitaria. El 66% del agua que utilizamos es agua caliente y se emplea para higiene personal y para lavar ropa y platos. Para calentar esa agua empleamos energía; por lo tanto, ahorrar agua caliente significa ahorrar energía.

Un consejo para ahorrar agua. Coloca un cubo debajo de la ducha para recoger el agua fría que sale antes de que comience a salir la caliente. Después puedes utilizarla para un montón de cosas. Por ejemplo: regar tus sedientas plantas.

¿Cómo generar menos residuos? Haz la compra menos veces por semana. Hacerla todos los días te resta mucho tiempo y, en muchos casos, aumenta el gasto en gasolina. Planifica tus menús y haz tu lista antes de ir a comprar al supermercado.

Clasificar tus residuos para reciclar. «Queremos democratizar la separación de residuos. ¿Quién dijo que la cocina es el único espacio disponible?», pregunta la responsable de Sostenibilidad de Ikea. ¿Por qué no poner, por ejemplo, las pilas en una discreta caja en la sala de estar? ¿O el papel en un recipiente cerca de la puerta? «Colocar soluciones de clasificación de residuos en distintos puntos de la casa, hará que la tarea de reciclar te resulte aún más sencilla.

Ya no tienes excusa: la pelota está en tu tejado. Haz la prueba y cuéntanos cómo ahorras energía y luchas contra el cambio climático al mismo tiempo que rebajas tus facturas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.