Diversidad

E-Labora, un proyecto para la integración personas discapacitadas

El proyecto e-labora, desarrollado gracias a la colaboración entre la Fundación Aprocor y la Fundación Vodafone España, ya es una realidad para 45 usuarios con discapacidad intelectual.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
Ene
2013

Artículo

Adriana Pujol

El proyecto e-labora, desarrollado gracias a la colaboración entre la Fundación Aprocor y la Fundación Vodafone España, ya es una realidad para 45 usuarios con discapacidad intelectual.

El proyecto e-labora consiste en un entorno de desarrollo, que permite al preparador laboral personalizar un conjunto de aplicaciones diseñadas por el departamento de Innovación de la Fundación Vodafone España, siguiendo las indicaciones de expertos en inserción laboral de la Fundación Aprocor. Dichas  aplicaciones han sido desarrolladas con el objetivo de mejorar la autonomía e integración de las personas con discapacidad intelectual en el trabajo.

En palabras de Santiago Moreno, director general de la compañía de telecomunicaciones, «este proyecto es un salto cualitativo, en la forma en que desde nuestro departamento de Innovación  aprovechamos las nuevas funcionalidades que nos ofrecen las tecnologías móviles.  Utilizando novedades técnicas como son la realidad aumentada, la identificación mediante códigos QR o los sistemas de localización, hemos conseguido diseñar un paquete de aplicaciones accesibles, personalizadas y lo más interesante, sencillas de usar y de comprender por cualquier persona sin formación en telecomunicaciones”.

Aplicaciones desde un interfaz sencillo, personalizable y accesible

Desde el punto de vista del preparador laboral, e-labora les ofrece nuevas capacidades y funcionalidades. “Antes funcionábamos con apoyos muy antiguos para este tiempo: libros con tareas, papel, papel y más papel… mucha lectura que no es fácil para este colectivo”, comenta Joan Franco, preparador laboral de la Fundación Aprocor.

Las aplicaciones que se han desarrollado en el proyecto e-labora permiten, entre otras funciones, planificar tareas, acceder a información relevante a través de códigos QR, introducir contenidos multimedia, gestionar el tiempo de realización de tareas a través de avisos y alarmas, guiado en ruta para acceder al puesto de trabajo o visualizar, gracias a la realidad aumentada, información de personas y su posición dentro de la estructura de la empresa.

Para la figura del preparador laboral, se ha diseñado un interfaz profesional que les permite, desde un ordenador, configurar aplicaciones personalizadas para cada trabajador y construir el cuadernillo de tareas que cada usuario debe realizar, en función de su puesto y sus capacidades. Por su parte, los usuarios acceden a través de su dispositivo móvil, a su cuaderno de tareas específico, y así, consultan las diferentes actividades que deben realizar a lo largo del día y tienen acceso a las distintas herramientas y servicios que específicamente les han asignado y pueden contactar, en cualquier momento, con su preparador laboral.

Esto permite, por una parte, que un mismo preparador laboral, pueda supervisar a varios usuarios  a la vez, ya que se evita que deba acompañar al trabajador en su nuevo puesto y ayudarle con las tareas asignadas, y por el lado del trabajador,  además de facilitar su inserción laboral, promueve su autonomía personal y la forma en la que debe enfrentarse a las nuevas experiencias y retos que se les plantean en su día a día.

La plataforma ha sido probada por 45 usuarios en Madrid, Sevilla y Murcia. Los espacios profesionales que se han analizado son: auxiliares de manipulados, auxiliares administrativos, labores de mantenimiento y jardinería, etcétera.

Los primeros resultados demuestran que las nuevas tecnologías ayudan a acortar los plazos formativos previos a la inserción laboral y aumentan la autonomía de los usuarios en el puesto de trabajo. Las personas con discapacidad intelectual aprenden más rápido, pueden afrontar las tareas solas y se sienten más independientes.

Este proyecto espera mejorar el acceso al mercado laboral de las personas con discapacidad cognitiva y facilitar el cumplimiento de la LISMI, la ley de integración social del minusválido, que establece para las empresas públicas y privadas, con una plantilla superior a 50 trabajadores, la obligación de contratar a un número de trabajadores con discapacidad no inferior al 2%.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

Un premio a la diversidad de talentos

Mauricio Hdez. Cervantes

La Fundación Randstad premiará a quienes buscan recobrar el impulso a inclusión ralentizado por la crisis.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.