Cambio Climático

Las sequías en la Amazonia pueden acelerar el calentamiento global

«Por desgracia es un hecho que concuerda con los modelos climáticos que proyectan un futuro oscuro para la Amazonia», afirma el científico Simon Lewis, autor del informe.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
12
Feb
2011

La inusual sequía que tuvo lugar el verano pasado en el Amazonas, la segunda en sólo un lustro, abre un interrogante: ¿será capaz en el futuro el bosque tropical más extenso del mundo de seguir absorbiendo las emisiones de dióxido de carbono?

El análisis de la lluvia caída en cinco millones de kilómetros cuadrados de la Amazonia durante la estación seca de 2010 ha sido publicado en la revista ‘Science’. El equipo de investigadores, formado por expertos británicos y brasileños, llevó a cabo un cálculo sobre el impacto de esta sequía sobre el ciclo de carbono de los bosques.  Si durante la sequía de 2005 los bosques amazónicos liberaron aproximadamente 5.000 millones de toneladas de CO2, debido a que el clima extremo provocó la muerte de muchos ejemplares, de 2010 puede haber sido mayor.

No hay que perder de vista que cifras tan elevadas equivalen a las que producen un país como Estados Unidos (en 2009 produjo 5.400 millones de toneladas de CO2). «Observar dos eventos de esta magnitud en un periodo de tiempo tan breve es extremadamente inusual, pero por desgracia es un hecho que concuerda con los modelos climáticos que proyectan un futuro oscuro para la Amazonia, afirma el autor principal del estudio, el científico Simon Lewis, de la Universidad de Leeds.

Los científicos creen que, debido al estado de estrés que ha sufrido la selva durante este periodo de falta de lluvias, no va a ser capaz de absorber CO2, tal y como hace habitualmente. Eso ocurrió en 2010 y también pasará en 2011. Además, aseguran que en los próximos años el Amazonas emitirá unos 5.000 millones de toneladas de carbono provenientes de los árboles muertos que entrarán en fase de descomposición.

«La sucesión de dos sequías extremas e inusuales en menos de una década sirve de sobra para anular el CO2 absorbido por los bosques intactos durante ese mismo tiempo. Si fenómenos como éste empiezan a ocurrir más a menudo, la selva amazónica llegará a un punto en el que dejará de ser un valioso almacén de carbono capaz de ralentizar el cambio climático a convertirse ella misma en un punto de emisión capaz de acelerar el fenómeno», añade Lewis.

Todavía hay considerables incógnitas sobre el impacto del cambio climático en el Amazonas. Este nuevo estudio se añade a un cuerpo de evidencias que sugieren que las sequías severas se harán más frecuentes, acarreando importantes consecuencias para los bosques amazónicos. «Si los gases de efecto invernadero contribuyen a las sequías del Amazonas, que a su vez provocan incendios y muerte de árboles que producen CO2, este es un proceso de retroalimentación sumamente preocupante», advierten los autores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.