Donde el viento da la vuelta

1 / 9

Soledad, lejanía, espacio y silencio son más que palabras: son algunas de las emociones que nos invaden cuando pisamos las Marismas del Guadalquivir, en Sevilla. Una sensación similar a estar en el confín del mundo, tal como sugiere la expresión que recoge el joven acervo tradicional isleño: «Donde el viento da la vuelta». Es también el título homónimo de este proyecto dirigido por Pedro J. Saavedra, que cuenta con un solo protagonista: el territorio.

Y no es de extrañar: es un terreno difícil, colmado de dolor, olvido y desaliento, pero también de esperanza. Una vez, este lugar fue la tierra prometida. Su prolongada colonización de jornaleros para el cultivo del arroz y la pesca del cangrejo la convirtieron, si bien con muchas dificultades, en un lugar fructífero. Hoy, sin embargo, este sueño apenas se ha convertido en un lejano recuerdo.

GALERIAS RELACIONADAS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME