Un homenaje a los héroes a pie de calle

El ruido de los coches, las conversaciones en las aceras, las risas de los niños en los parques, el chirriar de las sillas de las terrazas… Durante meses, las calles se han visto desprovistas de sonidos mientras los hogares se convertían en ruidosos refugios desde los que contribuir a frenar la propagación de un virus que ha puesto en pausa al mundo entero. Sin embargo, a pesar del confinamiento, miles de personas seguían acudiendo a sus puestos de trabajo para desarrollar las actividades más esenciales: personal sanitario, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, conductores, personal de supermercados y también, los operarios de recogida y selección de residuos.

A pesar de la cuarentena, el reciclaje no ha parado. Es más, según datos de Ecoembes, el uso del contenedor amarillo (destinado a los envases de plástico, latas y briks) se ha incrementado un 15% desde que se inició el estado de alarma a mediados de marzo. Que estos residuos hayan logrado entrar en el ciclo del reciclaje se debe, en parte, al compromiso medioambiental de millones de ciudadanos que, a pesar de lo difícil de la situación, han decidido seguir apostando por la sostenibilidad. Sin embargo, este proceso hubiese sido imposible sin la gran labor de los trabajadores encargados de la recogida y selección de residuos que recorrían a diario las silenciosas calles.

Por ello, Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, puso en marcha durante los momentos más duros del confinamiento una campaña a través de las redes sociales y bajo la etiqueta #HéroesAPieDeCalle para agradecer el trabajo esencial de estos profesionales. La iniciativa consistía en pedir a los ciudadanos que dejaran un mensaje de agradecimiento en sus bolsas, hicieran una fotografía y la publicasen en sus redes sociales.

Las imágenes se proyectaron en las marquesinas de Madrid coincidiendo con el horario de los operarios

Según apuntan desde Ecoembes, la campaña fue acogida con entusiasmo y tuvo un gran impacto en los trabajadores del sector. «Cuando estás trabajando y ves este tipo de mensajes que te ponen en las bolsas, en los cubos… te dan fuerza para seguir y sientes que estás desempeñando una labor con la que estás ayudando a la gente», explica Justo Maturana, mozo especialista en reciclaje de residuos. Por su parte, Juan Pinos, conductor de uno de los vehículos de recogida de residuos en Madrid, explica que esos mensajes le daban ánimos: «me ayudaban a seguir haciendo un trabajo que nosotros entendemos que es necesario, no solo ahora, sino siempre».

Según explica Nieves Rey, directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes, «fue muy emocionante ver cómo los ciudadanos nos hemos volcado en esta iniciativa». Para asegurarse que la iniciativa llegaba a todos los trabajadores, se proyectaron algunas de las fotografías y vídeos recogidas en las redes sociales en las marquesinas de Madrid coincidiendo con el horario de trabajo de los operarios de recogida de residuos.

Así, en unos momentos en los que el silencio reinaba en las calles, aquellos que día tras días se encargan de la recogida y gestión de basuras contaron si no con unas palabras, con unas imágenes de apoyo.