Siglo XXI

OFRECIDO POR
Banner

Cuando el «silencio verde» amenaza la descarbonización

El último informe anual sobre Net Zero de South Pole ha revelado que la mayoría de las empresas están disminuyendo intencionadamente sus comunicaciones sobre el clima, lo que también se conoce como greenhushing o «silencio verde».

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA

En una década donde el greenwashing fue moneda corriente y se convirtió en el terror de las empresas —frente al correcto cumplimiento de sus objetivos sostenibles—, era de esperarse que su opuesto no tardara en llegar. El limitar la información a la hora de comunicar los avances verdes de una compañía es lo que hoy conocemos como greenhushing o «silencio verde», concepto que South Pole puso de manifiesto por primera vez en 2022.

En su último informe anual sobre Net Zero, South Pole ha revelado que la mayoría de las empresas encuestadas en 9 de los 14 sectores principales están disminuyendo intencionadamente sus comunicaciones sobre el clima. El informe de este año, en el que se encuestó a más de 1.400 empresas comprometidas con la sostenibilidad en 12 países y 14 sectores, examina más de cerca las empresas que optan por no hacer públicas sus estrategias u objetivos climáticos y disminuyen o interrumpen deliberadamente las comunicaciones externas al respecto. 

Por primera vez, el informe confirma que la tendencia del greenhushing está presente en casi todos los sectores principales del mundo, desde la moda hasta la tecnología, pasando por los bienes de consumo.  Este informe se trata de un estudio independiente de South Pole, basado en datos recopilados por la empresa británica de investigación Sapio. Según Mauro Accurso, Senior Business Development Manager Iberia, en South Pole, «ha comenzado a extenderse como un fenómeno en el que las empresas se muestran cada vez más reticentes a hablar sobre sus avances climáticos, posiblemente por el temor a ser percibidas como oportunistas o para evitar el riesgo de greenwashing».

Davis: «Nuestro último informe revela una contradicción continua y cada vez más profunda entre la acción climática de las empresas y la comunicación de dicha acción»

Existe una clara desconexión entre la creencia de las empresas sobre el valor de comunicar sus objetivos climáticos y su confianza a la hora de hacerlo. De todas las empresas encuestadas, la mayoría (81%) reconoce que comunicar el objetivo de cero neto es beneficioso para sus resultados financieros. Sin embargo, más de la mitad (58%) de las empresas que consideran que la comunicación de la acción climática es igual o más difícil que antes planean deliberadamente disminuir su nivel de comunicación externa. Esta tensión se ve agravada por los resultados de la investigación, que indican que las empresas consideran que los objetivos de cero emisiones netas son fundamentales para el éxito comercial: casi la mitad (46%) de las empresas encuestadas afirmaron que persiguen cumplir los objetivos de net zero para satisfacer las demandas de los clientes, pero también para mejorar la gestión de riesgos en sus cadenas de suministro (39%).

«Nuestro último informe sobre Net Zero revela una contradicción continua y cada vez más profunda entre la acción climática de las empresas y la comunicación de dicha acción. Desafortunadamente, la inmensa mayoría de las empresas a nivel mundial no están haciendo nada en absoluto, sin objetivos públicos que mostrar», afirma John Davis, Director General Interino de South Pole.

Un período de «silencio corporativo»

Todos los sectores van a enfrentarse pronto, o se enfrentan ya, a un nuevo escenario de medidas regulatorias relacionadas con la reducción de emisiones y sostenibilidad. Estos cambios en la política se citan como uno de los principales motivos por los que las empresas se ocultan tras el silencio verde. Los datos actuales sugieren que la mayoría de las empresas están teniendo dificultades para adaptarse a este nuevo entorno normativo que, según Accurso, «se debe, en parte, al hecho de que las empresas están comenzando a reconocer la acción climática como un elemento esencial en sus estrategias». Por lo tanto, asegura que «los cambios iniciales suelen ser desafiantes, y muchas compañías aún no cuentan con personal especializado en estas cuestiones o no han integrado completamente estos aspectos en sus operaciones». 

Accurso: «Los cambios iniciales suelen ser desafiantes, y muchas compañías aún no cuentan con personal especializado en estas cuestiones»

El miedo al escrutinio por parte de los inversores fue otra de las principales razones para ocultar su compromiso con el medio ambiente, y lo mencionaron de forma exclusiva tanto la mayoría de las empresas de servicios medioambientales como las de petróleo y gas (51% y 57% respectivamente). Esto plantea la cuestión de si la presión de los inversores y los objetivos financieros a corto plazo podrían estar obstaculizando la adopción de medidas a largo plazo contra el cambio climático. En la mayoría de los demás sectores, como el comercio minorista y la moda, la tecnología, los bienes de consumo y el transporte, se mencionaron otras razones principales como los «requisitos regulatorios» y la «falta de orientación sobre las mejores prácticas».

Mauro Accurso, Senior Business Development Manager Iberia, en South Pole

Mauro Accurso, Senior Business Development Manager Iberia, en South Pole

Mauro asegura que «podríamos estar en un período de silencio corporativo previo a una regulación más estricta. La Directiva Europea de Información de Sostenibilidad Corporativa (CSRD), que busca establecer un marco armonizado para informes de sostenibilidad, y una nueva legislación aprobada por la Eurocámara que regula el “greenwashing”, requerirán que todas las empresas informen de forma creíble y transparente sobre su impacto climático y los progresos hacia sus objetivos».

Sorprendentemente, la mayoría de las empresas encuestadas sigue considerando que las declaraciones de neutralidad climática son «adecuadas para su propósito», a pesar de la rápida evolución y la creciente regulación del panorama de las declaraciones corporativas sobre el clima. 

«Es crucial cambiar la mentalidad de las empresas hacia estas regulaciones; no deberían verlas solo como un riesgo y una obligación, sino también como una oportunidad para transformar sus operaciones, innovar y encontrar nuevos modelos de negocio más sostenibles a largo plazo» termina diciendo Accurso.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

Redes para el cambio

Luis Meyer

Los canales de redes sociales transmiten mensajes relacionados con la sostenibilidad a miles de personas.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME