El cambio climático nos enferma

Los eventos de clima extremo, impulsados por el calentamiento global, tienen una repercusión directa en la salud de las personas y agravan desde las enfermedades infecciosas hasta las mentales.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
02
Jun
2022
clima

Artículo

En abril de 2022, India y Pakistán registraron la peor ola de calor del último siglo y un clima con temperaturas de hasta 60°C. Zarina Bibi reside en una ciudad pakistaní llamada Multán y apunta: «Los niños están enfermando debido al calor. Mi hija está en el hospital. Pido a todas las madres que cubran a sus hijos cuando salgan a la calle, que tomen medidas de precaución». La exposición prolongada a altas temperaturas aumenta el riesgo de padecer condiciones que van desde la insolación hasta lo que se conoce como golpes de calor. Esta última puede ocasionar fiebre, náuseas, deshidratación, taquicardia y dañar órganos como el cerebro, los riñones y el corazón. Incluso, si no se trata a tiempo, puede provocar la muerte.

Esto es solo un ejemplo de cómo los eventos de clima extremo, impulsados por el calentamiento global, afectan cada parte de nuestros cuerpos y agravan desde las enfermedades infecciosas hasta las mentales. También impiden que los médicos hagan diagnósticos y ofrezcan tratamientos de manera oportuna y eficaz. «Hace unos años hablé con radiólogos y sugerí que quizás no les afectaría el cambio climático, pero luego me enteré que habían perdido el acceso a imágenes diagnósticas como consecuencia de condiciones meteorológicas extremas que produjeron daños en los servidores donde se almacenaban. Y resulta que el cambio climático también es importante para los oncólogos. Hemos visto un aumento de las tasas de mortalidad en ciertos tipos de cáncer a raíz de los huracanes. Y lo interesante es que no fueron los huracanes en sí, fue la imposibilidad de acceder a la atención médica, semanas y meses después, lo que dio lugar a peores resultados», afirma el Dr. Aaron Bernstein que dirige el Centro para el Clima, la Salud y el Medio Ambiente Global de la Universidad de Harvard.

Los eventos de clima extremo impiden que los médicos hagan diagnósticos y ofrezcan tratamientos de manera oportuna y eficaz

Al igual que otras facultades médicas en países como Reino Unido o Australia, esta iniciativa busca abordar la salud con un enfoque en los peligros que representa el cambio climático. Esto incluye, por ejemplo, las inequidades sanitarias que se verán exacerbadas. «Las comunidades de escasos recursos suelen tener sistemas sanitarios menos robustos. Tienen menos personal sanitario y menos infraestructura. Además, en promedio, el mantenimiento de las infraestructuras de salud no es tan bueno como el de comunidades más ricas. Así que cuando se generan eventos como un incendio, una inundación o una catástrofe, que son más frecuentes debido al cambio climático, la capacidad de estas infraestructuras para soportar el impacto es inferior», afirma Bernstein. 

Regiones como Latinoamérica o África, que tienen sistemas de salud débiles, son las que se están viendo más afectadas por los eventos de clima extremo. Por ejemplo, actualmente Somalia, el sur de Etiopía y el norte de Kenia sufren la peor sequía desde los años 80. Así, las Naciones Unidas alertó en abril de 2022 que 20 millones de personas en esta región podrían afrontar hambruna. Esto se suma a las 800 millones de personas en todo el mundo que ya hoy sufren hambre.  

Las regiones con los sistemas de salud más débiles son las más afectadas por los fenómenos de clima extremo

Por si fuera poco, algunos estudios han demostrado que el valor nutritivo de alimentos clave como el arroz o el trigo se está viendo afectado por las concentraciones elevadas de dióxido de carbono en la atmósfera. Y es que las enfermedades pulmonares no son el único peligro sanitario de la contaminación atmosférica, que impulsa el cambio climático. Se ha demostrado que el CO2 perjudica el funcionamiento de las células y el sistema nervioso, aumentando el riesgo de sufrir cáncer o de trastornos neurológicos como Alzhéimer y Parkinson.

«Se estima que cada año mueren 8 millones de personas antes de lo que deberían por respirar aire contaminado producto de la quema de combustibles fósiles. El valor de esas vidas perdidas equivale a billones de dólares. El coste de dejar los combustibles fósiles y hacer la transición energética es sin duda alguna muy alto. Probablemente sean decenas, sino cientos de miles de millones de dólares. Pero es solo una fracción del coste que implica la mortalidad conocida», apunta Bernstein.

Además, se calcula que los daños de la crisis climática a los sistemas de salud podrían alcanzar los 4.000 millones de dólares por año para 2030Si los gobiernos del mundo no toman acciones inmediatas y contundentes para frenar el cambio climático, los costes económicos y humanos aumentarán.


Este contenido fue emitido en formato audiovisual por el programa de televisión ‘Efecto Naím‘, una producción de Naím Media y NTN24. Forma parte de un acuerdo de colaboración de este programa con la revista Ethic.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.