Sociedad

POWERED BY

Cómo defender el planeta desde casa

La compra de productos sostenibles respecto a otros con un impacto nocivo en el entorno es clave en la lucha contra el cambio climático.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
02
Dic
2021
cambio climático

Artículo

En los retos climáticos, ambientales y de ahorro de recursos plasmados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el ciudadano tiene una responsabilidad (y al mismo tiempo, una capacidad de decisión) inédita hasta ahora. Le basta con elegir o desechar la compra de un producto si considera que no es respetuoso con el planeta. Lo que cambia en la actualidad respecto a épocas pasadas es que ya existen cada vez más empresas que ofrecen esa alternativa. Es el caso de algunas marcas textiles, que apuestan por el uso de materiales sostenibles, como el cáñamo, o el reciclaje y la reutilización de tejidos e hilos; o de empresas de aguas embotelladas y bebidas gaseosas, que están optando por acabar con los plásticos de un solo uso.

Estas iniciativas son solo algunos ejemplos de los proyectos que responden a la demanda de una sociedad cada vez más comprometida. En nuestro país, ocho de cada diez encuestados revelan su preferencia por productos sostenibles, según un estudio de la consultora Capgemini. Más de la mitad de los consumidores afirma que tiene una conexión emocional con productos o empresas que perciben como sostenibles, y el 64% asegura que este tipo de artículos le hace sentirse contento con sus compras, cifra que se dispara hasta el 72% en el grupo de edad de 25-35 años, lo que prueba que este compromiso no es una moda pasajera, sino una tendencia ascendente, una cultura respecto al planeta que se irá renovando con las nuevas generaciones.

Esta conciencia no es ajena a la crisis sanitaria: el 67% de los consumidores encuestados afirmó que será más consciente de la escasez de recursos naturales debido a la covid-19, y el 65% comentó que aumentará su concienciación sobre las repercusiones de su consumo general en la «nueva normalidad».

Sanos para ti, sanos para el planeta

En este marco, en el que los consumidores son cada vez más conscientes, especialmente a raíz de la reflexión ciudadana que ha provocado la pandemia, es preciso poner a su disposición soluciones que les lleven a la acción en su día a día.

Un ejemplo de ello son las más de 3.000 Ecopciones que forman parte desde hace años de la oferta de Leroy Merlin, compañía especializada en bricolaje, construcción, decoración y jardinería. Una gama cada vez más amplia de productos sometidos al escrutinio de expertos que valoran si cumplen con criterios objetivos avalados por la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES). Pinturas con bajo contenido en compuestos orgánicos volátiles, muebles elaborados con madera certificada o grifos que reducen el consumo de agua hasta un 60% son algunas de ellas. Alternativas sostenibles que permiten a los ciudadanos escoger productos que hagan de sus hogares espacios más saludables y respetuosos con el entorno.

En España, ocho de cada diez encuestados revelan su preferencia por productos sostenibles

A estas se suman productos de otros sectores como el de la alimentación o la cosmética, que ponen al alcance de la mano de los consumidores opciones cuyo uso también disminuye el consumo de recursos naturales, como cosméticos que eliminan cualquier tipo de microplástico de su formulación, detergentes que reducen el uso de agua en su fabricación o envases biodegradables. De esta forma, los ciudadanos cuentan con un mayor número de opciones entre las que realizar sus compras y contribuir así al objetivo común de reducir el impacto ambiental y mejorar la calidad de vida de las personas.

Las herramientas para, con pequeños gestos cotidianos, contribuir a preservar el planeta empiezan a ser casi infinitas. Y ahora es el momento de actuar, como recuerda públicamente Denis Allen Hayes, ecologista reconocido por ser el impulsor del primer Día de la Tierra en los años 70: «Me siento más confiado que nunca en que el poder para salvar el planeta reside en el consumidor individual».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POWERED BY

La buena (y nueva) energía

Manuela Sanoja

El sector energético se halla inmerso en una profunda transformación con la que avanzar hacia una transición sostenible.

POWERED BY

La ruta hacia la diversidad

Pelayo de las Heras

Empresas como GLS Spain convierten las distintas capacidades humanas en uno de sus rasgos más definitorios.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.