Transparencia

Ningún candidato seduce a los votantes

Todos suspenden en atractivo emocional y únicamente el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, consigue el aprobado en atractivo racional, según un estudio de Reputation Institute.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
22
May
2016

Poder de seducción. Es una cualidad de la que tanto Rajoy como Sánchez, Iglesias y Rivera carecen. Ninguno de los cuatro candidatos con más opciones de ser presidente del Gobierno atrae a los electores. Al menos, racional y emocionalmente. Es la conclusión del estudio RepTrak Candidatos, elaborado por la consultora Reputation Institute.

Todos suspenden en atractivo emocional y únicamente el líder en Ciudadanos consigue el aprobado en atractivo racional, según el estudio, que se llevó a cabo durante la primera semana de junio a través de un sondeo entre 5.000 personas.

En atractivo emocional, entendido como la estima, confianza, admiración y buena impresión que despierta un candidato, Albert Rivera encabeza el ranking de los electores con 48 puntos sobre los 100 posibles. Pedro Sánchez es el segundo candidato mejor valorado emocionalmente, con 39,8 puntos, seguido de Pablo Iglesias, con 34,5 puntos. Mariano Rajoy cierra las preferencias de los votantes encuestados con 31 puntos. De acuerdo con la escala de fortaleza de la percepción emocional del modelo RepTrak en que se basa el estudio, al líder de Ciudadanos le corresponde un nivel «débil», mientras que el resto tiene un nivel «pobre».

El estudio también cuantifica el atractivo racional de los candidatos a partir de la evaluación de 27 atributos agrupados en 6 dimensiones, que se corresponden con otras tantas cualidades personales. Estas dimensiones son las siguientes: Capacidad de gestión (del paro, de la sanidad pública, para combatir la corrupción, etc.), Liderazgo (prudente en sus decisiones, visión de futuro, influencia en su partido, etc.), Integridad (respeto por las minorías, persona coherente, etc.), Empatía (cercanía, ausencia de prepotencia, etc.), Capacidad para comunicar (convence cuando habla, abierto al diálogo, buen argumentador, etc.) y Competencia (experiencia, nivel de formación, conocedor del mundo de la política, etc.).

También en atractivo racional, Albert Rivera es el candidato más apreciado, con 53,5 puntos sobre los 100 posibles, y el único que consigue un aprobado. A continuación le siguen Pedro Sánchez (44,9), Pablo Iglesias (44,6) y Mariano Rajoy (35,7).

¿Cómo ven los electores a los candidatos?

Mariano Rajoy: sus fortalezas, en relación a la mediasde los cuatros candidatos en cada una de las seis dimensiones evaluadas, son la Competencia y, seguidamente, el Liderazgo. Lo que más valoran los electores en el líder del PP es su experiencia, su prudencia, su conocimiento del mundo político, así como su capacidad para gestionar la seguridad pública y el prestigio internacional de nuestro país. En cambio, sus principales debilidades se concentran en torno a las dimensiones de Comunicación y Empatía, en variables como su eficacia para combatir la corrupción, su capacidad para comunicar de forma clara y sencilla, su poder de persuasión y su amabilidad y simpatía.

Pedro Sánchez: la Empatía es su principal y única fortaleza. En las restantes cinco dimensiones evaluadas, la valoración del candidato del PSOE está por debajo de la media de los cuatro candidatos. Los votantes valoran especialmente en Sánchez su talante amable, su cercanía, su habilidad para comunicar de forma clara y sencilla. Los electores, además, confían en que sabría cómo fortalecer el prestigio internacional de nuestro país. En el polo opuesto, sus principales carencias se concentran en las dimensiones de Competencia y Liderazgo, en atributos como líder influyente (su cualidad menos apreciada), su gestión de los equipos de trabajo, su visión de futuro y su nivel de formación y cualificación.

Pablo Iglesias: el líder de Unidos Podemos supera la media de los cuatro candidatos en las dimensiones de Comunicación, Integridad y Capacidad de gestión. Los encuestados valoran muy positivamente su capacidad para combatir la corrupción, su respeto por las minorías, su capacidad de argumentación y su poder de persuasión. La principal debilidad de Iglesias es su Empatía, en especial su actitud prepotente (su cualidad peor percibida después de su carácter imprudente). Otros atributos en los que Iglesias no es bien valorado son su capacidad para gestionar la seguridad pública o su experiencia en asuntos públicos.

Albert Rivera: el líder de Ciudadanos supera la media de los cuatro candidatos en todas las dimensiones excepto en la de Competencia. Para los votantes encuestados, Rivera es, ante todo, un candidato empático, buen comunicador y con una notable capacidad de liderazgo. Los encuestados le ven como el segundo aspirante, después de Iglesias, más idóneo para combatir la corrupción; como una persona amable y simpática, convincente, prudente y abierta al diálogo. Su único flanco débil tiene que ver con la competencia para el cargo al que aspira, y en dos aspectos muy concretos: su experiencia y su conocimiento de los entresijos de la política.

marca-españa-650x320

La incertidumbre no pasa factura a la «Marca España»

La imagen de España goza de buena salud. Ni la ausencia de un Gobierno estable ni la ralentización del crecimiento económico hacen mella en la percepción internacional de España, que en 2016 consolida la recuperación iniciada dos años atrás, según otro estudio reciente de Reputation Institute, 2016 Country RepTrak.

Este informe mide la reputación de los 55 países con mayor Producto Interior Bruto (PIB) del mundo a partir de la evaluación de 17 atributos agrupados en tres dimensiones: Calidad Institucional, Nivel de Desarrollo y Calidad de Vida. El trabajo de campo, que se realizó en los meses de febrero y marzo, consta de más de 58.000 valoraciones de ciudadanos del G8 (target encuestado).

Los 67,7 puntos Pulse (el indicador, en base 100, que mide la estima, confianza, admiración y buena impresión que despierta un país) que obtiene España, le permiten mantener la 17º posición en el ranking, la misma que el pasado año. Con respecto a 2015, el Pulse de España se deja únicamente una décima. La imagen de nuestro país se sitúa, incluso, un puesto por encima de la de Alemania (18º y 67,6 puntos Pulse).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ética y fiscalidad

Ramón Jáuregui

No se puede pregonar la responsabilidad social de una empresa si no se cumple fiscalmente.

Radiografía de los ODS en España

Alejandra Espino

Nuestro país terminó 2020 con una ligera mejora con respecto a 2019 en cuanto a cumplimiento de los ODS. ¿Cómo se logró?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.