Siglo XXI

Movilidad sostenible

Isabel Castillo, del Club de Excelencia en Sostenibilidad, disecciona las claves de la movilidad sostenible en un sector, el privado, cuya responsabilidad frente al cambio climático es ineludible.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
07
Ene
2013

Isabel Castillo, responsable de Proyectos del Club de Excelencia en Sostenibilidad, disecciona algunas de las claves de la movilidad sostenible en un sector, el privado, cuya responsabilidad frente al cambio climático es ineludible.

En 2009, el Club de Excelencia en Sostenibilidad publicó la Guía de movilidad sostenible para la empresa responsable, en la que se exponían buenas prácticas y una hoja de ruta para la implantación de planes de movilidad sostenible en las empresas. Desde entonces, el Club ha seguido realizando un seguimiento de la materia por parte de las empresas que forman parte del mismo, seguimiento que culmina en la creación de un Observatorio de movilidad sostenible en la empresa que nace con la vocación de ser el instrumento de referencia para medir la evolución de las prácticas de movilidad sostenible en el marco de la responsabilidad corporativa de las empresas en España. Ésta es la situación de partida:

Compromiso general: la movilidad dentro de la responsabilidad corporativa de la empresa.

Más del 50% de las participantes considera la movilidad un proyecto estratégico, relacionado con el transporte de mercancías por carretera, el desarrollo de productos y soluciones, la reducción de emisiones de Co2, logística, flotas eficientes, viajes y política ambiental. Un 63% cuenta con objetivos específicos en materia de movilidad sostenible alineados con estas áreas de interés estratégico.

Comunicación y sensibilización. Como ya identificábamos durante la fase de diagnóstico de la guía en 2009, la movilidad es un tema transversal que se gestiona desde diferentes departamentos (medio ambiente, sostenibilidad, recursos humanos, logística, responsabilidad corporativa, servicios generales, comercial, seguridad, comunicación, calidad…). El responsable de movilidad dentro de la empresa debe desempeñar una importante tarea de sensibilización e incluso de formación en la materia, partiendo del hecho que, a veces, resulta difícil identificar determinadas prácticas que surgen en el contexto de otras iniciativas.

El 74% de las empresas lleva a cabo diferentes campañas en materia de movilidad sostenible que comprenden la puesta en marcha de servicios específicos, como la videoconferencia, formación, información y sensibilización o el fomento de la política de minimización de viajes. Además de todo ello, sin duda, la mejor comunicación es el apoyo de la Dirección.

Menos desplazamientos, más cortos y más eficientes. El 68% de las participantes han incorporado en sus flotas vehículos de bajas emisiones, ya sean éstos vehículos eléctricos, híbridos o que incorporan los estándares impuestos por las normas EURO. Sin embargo, la tecnología actual no ofrece un único modelo ideal de vehículo, sino que dependerá de las necesidades y utilización del mismo. Cabe destacar que un factor determinante en la reducción de emisiones es el tiempo que transcurre entre revisiones. Lo aconsejable es que sea lo menor posible, más allá del establecido por ley.

Gestión de la distribución de mercancías. El 47% de las organizaciones extienden a su cadena de valor los compromisos, objetivos y planes de movilidad sostenible, el 50% a través de la investigación y desarrollo de productos que contribuyen a una movilidad sostenible, y el 38% a través de proyectos piloto desarrollados con proveedores y clientes. Un porcentaje menor lo ejecuta mediante contrato.

Una vez identificada la situación actual y su evolución desde 2009, ¿cuáles son los retos pendientes? Destacan especialmente dos: la necesidad de una aproximación integral al concepto de movilidad sostenible que tenga en cuenta herramientas de promoción que no sólo procedan de la esfera del medio ambiente, sino también de los ámbitos económico y social, y los beneficios en la triple cuenta de resultados. Dicha aproximación integral debe ir acompañada de una visión global y una planificación de actuaciones en toda la cadena de valor, teniendo en cuenta, además, los incentivos y beneficios que el regulador tiene previstos a estos efectos, por ejemplo, en las cotizaciones a la seguridad social. En segundo lugar, es necesario que, acorde con esa visión integral y global, se desarrollen indicadores alineados con los objetivos estratégicos de la empresa, que permitan monitorizar la evolución de las diferentes actuaciones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Los fantasmas de la sobrepoblación

Miguel Ángel García Vega

A mitad de siglo podríamos llegar a los 10.000 millones de habitantes, pero ¿es ese el verdadero problema de la Tierra?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.