Talento profesional sin etiquetas

inclusión

Julio Ángel Martínez, director general del SEPE: «El empleo es el elemento fundamental de inclusión social»

Los Premios de Diversidad e Innovación reconocen las mejores iniciativas llevadas a cabo por empresas españolas

Comparte este artículo

En España hay 1.774.800 personas con una discapacidad igual o superior al 33% en edad de trabajar, según el último informe de Odiset. Dicho con otras palabras, casi el 6% de la fuerza de trabajo de nuestro país está representada por este colectivo. A pesar de tratarse de un porcentaje nada desdeñable de la sociedad, su tasa de actividad evidencia una inclusión laboral muy distinta a la de las personas sin discapacidad. Las personas activas entre 16 y 64 años con alguna discapacidad suponen menos del 34%, mientras que el resto de población presenta una tasa de actividad por encima del 78%.

Las diferencias de inclusión laboral también se manifiestan en otros grupos poblacionales sobre los que es necesario poner el foco.  El Informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias del empleo femenino 2017, elaborado por la OIT, señala que la tasa de actividad de las mujeres en España es del 52,1%, más de 12 puntos porcentuales por debajo de la de los hombres que representa el 64,2%. Los jóvenes menores de 25 años son otro colectivo que también experimenta de manera acusada la discriminación laboral. La última Encuesta de Población Activa muestra que la tasa de desempleo general en España es del 18,6%, mientras que la de los jóvenes se dispara hasta el 42,9%. Los inmigrantes son otro colectivo que, dentro de la Unión Europea, encuentra muchas más barreras que los ciudadanos comunitarios para acceder a un trabajo. Aparte de tasas de desempleo mucho mayores entre su población activa, el porcentaje de puestos temporales para extranjeros de países de fuera de la UE alcanzó el 21,4% en el último ejercicio, frente al 12,9% para los nacidos en países comunitarios.

«El trabajo es el elemento fundamental de inclusión social», apunta Julio Ángel Martínez, director general del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Una afirmación que marca el camino que deben seguir los agentes privados y públicos para «generar trabajo sin dejar a nadie atrás», ya no solo como un índice macroeconómico, sino como el reflejo de una sociedad diversa e inclusiva. En esta línea, Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, considera que «la diversidad debe gestionar a todas las empresas, asumiendo estas un papel determinante en la formación y educación de sus empleados con el fin de aumentar la competitividad, atraer al talento y construir organizaciones inclusivas».

Premiar la diversidad y la inclusión

Con el objetivo de concienciar al tejido empresarial, a la Administración Pública y a la sociedad en general sobre la necesidad y los beneficios que tiene construir entornos inclusivos dentro de las compañías, la Fundación Adecco y el Club de Excelencia en Sostenibilidad han celebrado la primera edición de los Premios de Diversidad e Inclusión (D&I).

«Los programas de diversidad de las compañías, las políticas públicas de promoción puestas en marcha por la Administración y la innovación, son una palanca indiscutible para impulsar la diversidad y la inclusión laboral. La apuesta por estos premios con las 71 candidaturas presentadas son una muestra de ello», comenta Ramón Paredes, presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad. Enrique Sánchez, presidente del Grupo Adecco ha insistido en la importancia que tiene la diversidad corporativa como elemento clave de mejora de las empresas y de la economía. También ha señalado que los ganadores «han dado un paso importante al haber implementado de verdad sus planes y no haberse quedado en la fase teórica».

Los I Premios de Diversidad e Inclusión, a través de cuatro categorías, han reconocido las mejores iniciativas en materia de diversidad corporativa e inclusión sociolaboral llevadas a cabo por empresas españolas. Los galardonados han sido Telefónica España como mejor Plan Estratégico de Diversidad e Inclusión, por su transversalidad y orientación a todos los grupos de interés; Leroy Merlin España como mejor práctica en Inclusión Laboral, por el resultado y alcance de su estrategia de discapacidad; Airbus como mejor práctica en Acción Social, por su iniciativa educativa; y Mutua Madrileña como mejor práctica para la Transformación Cultural en Diversidad e Inclusión, por su programa de voluntariado corporativo.


Los comentarios están cerrados.