Sostenibilidad gota a gota

Durante los primeros cuatro meses, esta iniciativa ha logrado un ahorro de más de 58 millones de litros de agua

Carles M. Gasol: «La sostenibilidad ambiental va de la mano de la sostenibilidad económica»

Comparte este artículo

El reto del agua es ya una de las caras más conocidas e implacables del cambio climático, con consecuencias devastadoras que se traducen en escasez de suministro y desastres naturales como sequías, inundaciones y tormentas. Como fuerza motriz de nuestro planeta y sinónimo de vida, cada día son más las empresas y organizaciones que se suman al carro de la sostenibilidad.

En esta línea, se ha desarrollado el proyecto Cítricos Sostenibles, una iniciativa que ofrece asesoramiento y apoyo técnico a los agricultores que desean poner en marcha prácticas sostenibles de fertirrigación (riego y fertilización). Impulsado por Coca-Cola, junto a inèdit, el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentaries (IRTA) y la Universitat Jaume I de Castelló, el objetivo final de este proyecto es ahorrar 800 millones de litros de agua en aproximadamente 750 hectáreas de cara a los próximos dos años.

Durante los primeros cuatro meses, esta iniciativa ha logrado un ahorro de más de 58 millones de litros de agua, lo que conllevaría un ahorro anual de 344 millones de litros, un 11% del gasto total. Sostenibilidad y eficiencia se unen de nuevo hacia un futuro en el que tenga cabida la tan necesaria proactividad del sector y la voluntad de mejora y adaptación. Tal y como afirma Ignacio Morell, de la Universitat Jaume I, «si todos estamos en el camino del ahorro, en el camino de la eficiencia, se puede ver el futuro con cierto optimismo.»

Esta iniciativa surge derivada de un primer proyecto, la Guía Fanta de Buenas Prácticas Agrícolas, donde se identificaron 11 medidas que los agricultores de cítricos podían implantar para hacer que sus cultivos fueran agricultura sostenible.  Los resultados se tradujeron en un 30% de reducción del agua y un 23% del uso de fertilizantes.

Sostenibilidad

En su corto recorrido, Cítricos Sostenibles saborea ya el éxito rondando los números de ahorro esperados. En el caso de la finca Villa Rosa, en Castellón de la Plana, la iniciativa ha tomado forma a través de goteros autocompensantes, cuyo caudal homogéneo permite que llegue la misma cantidad de agua a cada árbol y evita fallos y desniveles. Trabajando activamente en sus 250 hectáreas, esta finca lleva ahorrados 9 millones de litros en 9 meses debido a la mejora de los sistemas de fertirrigación.

Lograr un riego de precisión que se aplique a cada caso según las necesidades específicas del cultivo y la época del año es fundamental. Carles M. Gasol, doctor en Ciencias Ambientales, hace hincapié en que «el cambio climático ya está aquí y hay que ser proactivos», teniendo en cuenta que «la sostenibilidad ambiental va de la mano de la sostenibilidad económica».

Otro factor diferencial de este proyecto es que la eficiencia del agua va ligada al consumo de abonos, que llegan a los cultivos a través del riego, lo que se traduce en una reducción del uso de fertilizantes si los requerimientos de agua se aportan de manera precisa. En esta línea, Ana Gascón, de Coca-Cola Iberia, ha señalado que «la implementación de prácticas sostenibles permitirá reducir los costes económicos y los impactos medioambientales». Por su parte, Andrés Jimeno, agricultor de cítricos de la Comunidad Valenciana, afirma al incorporarse al proyecto que ha observado «grandes ventajas», así como ha «mejorado muchísimo la calidad de riego».

Cítricos Sostenibles deja ya una huella socioeconómica y ambiental en la región de levante, una cooperación joven que se inicia con la proyección de reforzar el compromiso del sector y apoyar agentes activos que integren la sostenibilidad, la competencia y la eficiencia hacia un futuro responsable que está en nuestras manos.


Los comentarios están cerrados.