Jóvenes doctorados con ganas de comerse (y cambiar) el mundo

investigacion-premios

Los Premios de ISCIE y Fundación BBVA reconocen la excelencia de doctores menores
de 30 años

Francisco González: «Es preciso ofrecer a las futuras generaciones los conocimientos que les permitan adaptarse a los nuevos perfiles profesionales»

Comparte este artículo

Casi una de cada cinco órganos donados en la Unión Europea el año pasado proviene de España. En todo el mundo, nuestro país registra el 6,6% del total de donaciones. Por vigésimo quinto año consecutivo, encabezamos el ranking mundial, con 44 donantes por cada millón de habitantes. También somos líderes en operaciones de trasplante efectuadas: casi cinco mil, solo en 2016. Una cifra histórica jamás alcanzada en ningún otro país del mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En España no solo somos, por tanto, líderes en solidaridad: también en práctica quirúrgica, y eso no se limita al ámbito médico. La tecnología en este sector es puntera. La joven informática cordobesa María Pérez Ortiz es hoy una de las investigadoras más avanzadas del mundo en este campo. Por medio de la inteligencia artificial, ha desarrollado un sistema que predice la compatibilidad del órgano y el receptor en los trasplantes hepáticos. En la actualidad, a la hora de asignar órganos, se usan criterios como la gravedad del paciente en lista de espera, pero no hay un método para predecir la aparición de problemas de compatibilidad tras la operación. El modelo desarrollado por Pérez y su grupo se nutre de datos de hospitales españoles y del londinense King’s College, y actualmente alcanza en torno a un 80% de aciertos teóricos. En breve comenzará una simulación virtual con todo el sistema de trasplantes español, que además de probar el modelo servirá para mejorarlo.

La precoz investigadora solo tiene 27 años, pero por su carrera, da la impresión de haber vivido ya unas cuantas vidas: es experta en aprendizaje automático, un campo de la inteligencia artificial, y ha desarrollado aplicaciones innovadoras y pegadas a la realidad en áreas tan diversas como la agricultura sostenible, el cambio climático, la oncología y los trasplantes de órganos. Obtuvo el grado de Informática en la Universidad de Córdoba y en 2015, con solo 24 años, el doctorado en la misma universidad. Pese a su juventud, hoy tiene 60 publicaciones en revistas científicas y en congresos nacionales e internacionales. Desde su grupo de Investigación, Aprendizaje y Redes Neuronales de la Universidad de Córdoba, ha colaborado en distintos proyectos con universidades de varios países, con hospitales y centros de investigación de áreas muy diversas y con organismos supranacionales, como la Agencia Espacial Europea (ESA).

La joven informática acaba ahora un contrato como profesora auxiliar en la Universidad de Loyola de Andalucía, y comienza otro de investigadora postdoctoral en la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Premiar la revolución

Los Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España y la Fundación BBVA han reconocido este año la excelencia de seis jóvenes doctores menores de 30 años que realizan investigación de alta calidad en nuestro país, entre quienes se encuentra María Pérez Ortiz.

«Para convertir los retos de esta revolución digital en oportunidades, es preciso ofrecer a las futuras generaciones los conocimientos que les permitan adaptarse a los nuevos perfiles profesionales», ha declarado Francisco González, presidente de la Fundación BBVA, durante la primera edición de estos galardones. El presidente de la SCIE, Antonio Bahamonde, ha resaltado «el alto nivel alcanzado por la investigación en informática en España», y ha recordado la necesidad «de seguir atrayendo talento». «Los seis jóvenes galardonados demuestran que en España hay grandes dosis de talento investigador en informática», ha añadido González, «su labor es fundamental para que nuestro país sea un actor de primera línea en la presente revolución».

Los otros cinco galardonados han sido Cristóbal Camarero, de la Universidad de Cantabria, que investiga en cómo mejorar las interconexiones entre los procesadores de un supercomputador para optimizar su rendimiento; Elena Garcés, de la Universidad de Zaragoza y actualmente investigadora posdoctoral en Technicolor (Rennes, Francia), que ha desarrollado algoritmos para el tratamiento digital de imágenes para el desarrollo de programas de realidad virtual; Josué Feliu Pérez, de la Universidad Politécnica de Valencia, que ha mejorado la eficiencia de los procesadores multinúcleo; Petar Jovanovic, de la Universidad Politécnica de Cataluña, autor de aplicaciones para análisis de Big Data que ya usa la Organización Mundial de la Salud (OMS) para erradicar enfermedades en países desfavorecidos; y Alejandro Ramos Soto, de la Universidad de Santiago de Compostela, cuyo trabajo ha dado lugar a Galiweather, un sistema que traduce a lenguaje natural los datos de los técnicos de la agencia meteorológica gallega y produce así automáticamente 314 previsiones del tiempo diarias, una por cada uno de los municipios de esa Comunidad.


Los comentarios están cerrados.