El conocimiento se expande (más y mejor) por la red

Conocimiento

Por los programas de formación de la Fundación Rafael del Pino han pasado más de 30.000 alumnos

La nueva Escuela en Red basa su disrupción en las posibilidades de Internet y en la experiencia colaborativa

Comparte este artículo

«La Fundación Rafael del Pino era un proyecto personal de formación, que emprendió su fundador con una misión: formar dirigentes, defender la libertad y difundir el conocimiento. Eso no ha cambiado», aclara su director, Vicente J. Montes, pero matiza: «En lo que estamos llevando a cabo una auténtica revolución es en la manera en la que difundimos ese conocimiento. Hasta ahora promovíamos la disrupción colaborando instituciones como la Singularity University o el MIT; ahora la vamos a aplicar en nosotros mismos. Con esta premisa nace Escuela en Red Rafael del Pino».

Montes se refiere a la nueva metodología formativa de la fundación, que se abraza definitivamente a la era digital. Su primera incursión fue la creación de una televisión ‘online’, FRPTV.es, y ahora añaden una batería de cursos en la red dirigido al mundo de habla hispana (no olvidemos que hoy nuestro idioma lo hablan más de 800 millones de personas). «Nuestra plataforma abarca áreas temáticas acordes con la fundación», explica Montes, y enumera: «Liderazgo, emprendimiento e innovación». Todos los cursos son de acceso libre y gratuitos.

Pero la fundación no solo es disruptiva en el empleo de las últimas herramientas digitales: también se une al lenguaje colaborativo que, cada vez más, se expande por ramas como la economía, la información o, como en este caso, la formación. Por los programas de formación de la Fundación Rafael del Pino han pasado más de 30.000 alumnos, y más de 50.000 han asistido a sus conferencias y encuentros. «Como tenemos programas en muchos de los centros más destacados del mundo, como el MIT, Harvard, Oxford, etcétera, donde tenemos contacto con quienes han sido nuestros becarios en esa frontera de la innovación, contamos con una red profesional de docentes y con mucha vocación de impactar en España, aunque sus carreras profesionales estén fuera», explica Montes.

Las colaboraciones van aún más allá, como demuestra el apartado destinado a sostenibilidad de su programa Emprendimiento y entorno empresarial. La directora en España de la red Pacto Mundial, Isabel Garro, está desarrollando los contenidos, que contemplan los ODS y la responsabilidad empresarial. La Fundación Rafael del Pino también ha contactado con Pangea, plataforma de referencia mundial que conecta y concentra el talento joven que se encuentra esparcido por todo el planeta. «Contamos con cursos especialmente diseñados para las nuevas generaciones», informa Montes, y opina: «Hay que saber comprender cómo funciona en su día a día y en la adquisición de conocimientos la generación digital, la Y, y la X, cada una con sus particularidades y su manera de ver el mundo».

La Escuela en Red Rafael del Pino incluye también programas dirigidos a docentes, y un espacio en el que reputados catedráticos como Manolo Muñiz, Mauro Guillem o Pedro Schwartz dan su visión sobre temas de calado que nos afectan a todos, «con total independencia de la posición que tenga la fundación al respecto», matiza Montes, y remata: «El objetivo, una vez más, es lo único que no ha cambiado desde sus inicios: dar formación y promover el desarrollo libre del mayor número posible de personas».


Los comentarios están cerrados.