Ciudades-bosque: el modelo urbano contra la contaminación

contaminación

Las torres de Liuzhou absorberán 25 toneladas de CO2 al año y producirán 60 kilos de oxígeno al día

Stefano Boeri : «La petición es construir 100 o 200 edificios. Para el 2020 podríamos tener la primera 'ciudad-bosque' en China»

Comparte este artículo

¿Puede un barrio de edificios cubiertos con plantas y árboles ayudar a reducir la contaminación de una ciudad? Para el arquitecto italiano Stefano Boeri no hay duda. Sí, se puede. Por eso su estudio va a construir en la ciudad china de Nanjing dos rascacielos cubiertos con 1.100 árboles y 2.500 arbustos en cascada cubriendo balcones, techos y fachadas.

El objetivo principal de este proyecto es combatir los altos niveles de polución que el país en general y esta ciudad en particular sufren. Y es que se calcula que las plantas, de más de 23 especies, absorban 25 toneladas de dióxido de carbono al año y produzcan alrededor de 60 kilos de oxígeno diarios. Estas torres, que se espera estén terminadas en 2018, albergarán oficinas, un hotel de lujo de 247 habitaciones, un museo y una escuela de arquitectura.

Aunque tales edificios no tendrán un gran impacto a la hora de mitigar la contaminación de la ciudad de Nanjing, servirán como prototipo para el proyecto de Liuzhou. «En un entorno urbano como Nanjing, dos torres son una pequeña contribución que no representa un gran cambio, pero si el modelo se copia, replica y repite construyendo muchos más, el cambio puede ser muy significativo», ha reconocido el propio Boeri al diario británico The Guardian.

El proyecto City Forest es un ambicioso plan encargado por el departamento de Planificación Urbanística de la municipalidad de Liuzhou que pretende construir más edificios en esta región montañosa, empleando un total de 40.000 árboles y casi un millón de plantas. Se estima que dichas plantas podrían absorber unas 10.000 toneladas de CO2 y 57 toneladas de otros contaminantes, lo que equivale a la eliminación de más de 2.100 coches de las calles. Además, el plan contempla que la electricidad de los edificios venga de energías renovables, como la solar o la eólica, según han explicado los arquitectos.

El impacto que las “ciudades-bosque” pueden tener en la lucha contra la contaminación es considerable, además de alterar el paisaje urbano de China. El gobierno chino «ha creado estos ambientes metropolitanos inmensos que son verdaderas pesadillas. Ahora tiene que crear un nuevo modelo de ciudad que no se base en la expansión y ampliación urbana desmesurada, sino en un sistema de pequeñas ciudades verdes», explica Stefano Boeri.

Los planes de Boeri también son ambiciosos, ya que aspira a construir ciudades-bosque enteras en un país que se ha convertido en sinónimo de contaminación y degradación medioambiental. «La petición ha sido construir ciudades enteras con 100 o 200 edificaciones de distintos tamaños con fachadas cubiertas con jardines verticales. Estamos trabajando en el diseño de varios edificios y creo que para el 2020 podríamos tener la primera ciudad-bosque en China», explicaba Boeri.

El diseño será similar al de las dos torres que ya existen en Milán desde 2014, también diseñadas por su estudio de arquitectura, de 80 por 112 metros y que albergan 780 árboles, 11.000 plantas perennes y 5.000 arbustos. Estos bosques, además de contribuir a la absorción de dióxido de carbono y la producción de oxígeno, aumentan la biodiversidad porque promueven la formación de un ecosistema donde pueden habitar aves, insectos y mariposas. Algo que, de manera colateral, ayuda a repoblar la flora y fauna de la ciudad.

Enlace a la noticia original.


COMENTARIOS

  1. Valla los chinitos coinciden con el Mejor Clima de Europa Costa del Sol mecachisin ya se enfrió el café Chao Chao


  2. Alfonso Dávila