El inquietante auge de las pseudociencias

homeopatia pseudociencias

«En un mundo tan avanzado tecnológicamente, hay a quien le resulta una antigualla eso de morirse»

«Un estado moderno debe impedir que campen a sus anchas quienes se aprovechan del miedo y la ansiedad»

Comparte este artículo

El prefijo «pseudo» proviene del griego y su significado es claro: falso. Por eso cuando hablamos de «pseudociencias» hablamos, simplemente, de terapias falsas, tal y como indica su nombre.

En medicina, la eficacia de los tratamientos se evalúa mediante un sistema de comparación del tratamiento propuesto con el placebo y con la terapia standard. Es la diferencia estadísticamente significativa entre el resultado de ambos métodos lo que marca su eficacia o no. Esta y no otra es la manera en la que la ciencia señalas sus avances.

Frente a este método, lento y farragoso pero seguro, se ha desarrollado en todo el mundo una corriente mágica y postmoderna en la que la verdad no es necesaria. Se trata de una vuelta a los arcanos de las creencias y las religiones, una vuelta al mundo de la magia: las pseudociencias.

Quizás esto ocurre como reacción a un mundo en el que se ha vuelto incomprensible el proceso del enfermar y el morir. En un mundo tan avanzado tecnológicamente, hay a quien le resulta una antigualla eso de morirse. Uno de los más afamados gurús de estas nuevas técnicas, Enric Corbera, llegó a afirmar con rotundidad esta tremenda simpleza: «Solo se mueren los gilipollas». Lamento informarles en ese caso de que el mundo está lleno de gilipollas.

Pues bien, es a estos charlatanes a quienes queremos señalar, no porque tengamos prevención contra la libertad de credo o religión, sino porque ponen en peligro la salud de los pacientes generándoles falsas esperanzas y demorando en ocasiones tratamientos eficaces. Nada tenemos contra la búsqueda personal del bienestar ni contra la libre decisión de cada uno, pero un estado moderno debe impedir que campen a sus anchas quienes se aprovechan del miedo y la ansiedad de pacientes graves que pueden perder una oportunidad de curación por seguir falsos tratamientos que solo benefician a quienes cobran por ellos.

Eso es lo que defendemos: máxima libertad con las creencias y preferencias personales, máxima responsabilidad con la ciencia y el tratamiento de los pacientes. Ni son incompatibles, ni podríamos permitirnos otra opción desde la responsabilidad política.

Francisco Igea es médico y portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario de Ciudadanos (GPCs)


COMENTARIOS

  1. Acupuncture, Chiropractic, Massages…. they work!


  2. La paciencia es la virtud de los valientes y de los científicos…
    En el tema de las curaciones, está el milagro y están los curanderos, también la medicina no convencional, las tecnicas arcanas y las exóticas…
    La gente quiere curarse y necesita ayuda y creer que esa ayuda es eficiente, así que salvo los engaños ante lo incurable, lo terminal, las ayudas son deseables y bienvenidas para cada cual.
    Cada uno tiene su modelo de vida y sus convicciones y es susceptible de curarse casi todo con el fuego cruzado del paracetamol/ibuprofeno, o elegir otras vías…
    Lo malo, lo maligno, es la maldad y la mala intención de gentes desaprensivos que solo quieren desplumar al cliente, que no paciente, cuya curación es un efecto colateral.
    Lo malo, lo peor no sin las técnicas más o menos plausibles, lo malo son las personas que participan en la curación como negocio.


  3. La medicina alternativa no es medicina, cualquier adjetivo a algo, lo desvirtúa. Café descafeinado no es café, cerveza sin alcohol no es cerveza, coca light no es coca,etc,etc.


  4. Que tal si esta persona que tanto sabe de ciencia, aprende a respetar alos demás, sin tomarles por tontos?


    • Creo que nadie falta el respeto a otros por señalar algo que ha sido demostrado. Si alguien me dice que la Tierra es plana o que el Sol gira alrededor de ella, o que la tuberculosis no es causada por una bacteria o que podemos vivir de la luz del sol como las plantas, no es una falta de respeto señalar el error.


  5. Es cierto


  6. El problema está en que muchos estudios de los realizados están financiados por fundaciones que son propiedad de grandes empresarios, que al mismo tiempo son propietarios de las multinacionales farmacéuticas.


  7. Yo no conozco muy bien el tema de la homeopatía así que ni lo defiendo ni lo critico, pero me resulta curioso que la base para criticar su no eficacia, sea que al estar tan diluído el producto terapéutico, no puede funcionar, parece ser que el tamaño importa, pero muchos ” científicos” se olvidan de la importancia y tamaño de las moléculas del ADN, de las que alimentan a cada célula, de daño y tamaño que pueden hacer los virus, de la energía que pueden dar los electrones y de la que dan la desintegración nuclear de algunos minerales naturales o no…
    El tamaño importa, pero no en todo y para todo.


  8. Excelente (bajo mi criterio) reflexión de una científica sobre el peligro de convertir la ciencia en dogma
    https://contadashabas.wordpress.com/2017/06/19/objeciones-de-una-cientifica-a-la-campana-contra-las-pseudociencias/


    • Rupert Sheldrake y otros muchos que si son científicos, también critican esto.


    • La científica del artículo, según su propio texto, no es doctora en medicina, ni en bioquímica, ni en química, sino en física. Una doctora en física debería saber cómo se diseña un experimento y cuáles son las bases del método experimental y de la ciencia basada en datos empíricos. Parece ignorar el efecto placebo y la necesidad de que los resultados de un ensayo sean reproducibles. Está bien tener una actitud abierta y no negar a priori aquello que no conocemos. Pero el método científico sirve para diferenciar entre lo que funciona y lo que no.


  9. Se supone que de ciencia hablan los que saben. Los que no somos médicos podemos tener más o menos fe pero no podemos discutir al mismo nivel.


    • Suponer que de ciencia hablan los que saben es mucho suponer 😉


    • Pero los que no saben deberían aprender y no pontificar.


  10. O la consecuencia de una “Ciencia” que no cura!!!!!….. El colesterol no se cura, la tensión no baja, la depresión no se cura, la gastritis no se cura, los dolores no se curan….. Vamos crónicos de por vida!!!!!….. Algo no cuadra!!!!!… Por cierto se puede llamar ciencia a una disciplina que no tiene en cuenta la causa de los males y sólo atiende síntomas, de forma industrial????


    • Sí, María, se le puede llamar Ciencia. A pesar de sus imperfecciones, el balance neto es indiscutible: ha contribuido, y está contribuyendo, a una longevidad y calidad de vida de los humanos, sin precedentes.


    • María, totalmente de acuerdo con tu reflexión (y por experiencia propia). Podrá ser ciencia, pero ¿para qué? o ¿para quién? Es una pena que los intereses no se orienten también hacia la longevidad y la calidad de vida para todos (humanos o no, que se nos olvida que del “bienestar” de lo demás también depende el nuestro).


    • La psicología concretamente el psicoanálisis tiene mas de doctrina sectaria que de ciencia.
      Por otra parte la ciencia también contribuyó a muchas muertes incluyendo durante las investigaciones, muchas veces con resultados interesados, y silenciando a los que si son auténticos científicos y que no comulgan con los que tienen mas de manipuladores del cotarro e inquisidores que de científicos.
      Habría que preguntarse también que se entiende por ciencia y científico, y que se conoce de esas que llaman seudocienciencias antes de criticarlas.
      Yo vi muchas veces a supuestos enterados ciéntificos opinar de ” seudociencias” , sin llevar los deberes hechos, opinando solo de oídas desde claramente la mas absoluta Ignorancia, sobre el tema del que opinaban.
      También hay supuestos experimentos ” científicos” en videos de youtube, para desacreditar seudociencias que me dan verguenza agena del que los hace y que dejan en muy mal lugar todo lo que rodea a los supuestos experimentadores científicos viendo lo visto.
      Las cosas hay que conocerlas, analizarlas, estudiarlas y ponerlas a prueba una y otra vez sin prejuicios y luego opinar.
      Lo que si es cierto, es que hay mucho cantamañanas y vende humo, pero quien sabe del tema, sabe distinguir, el que no sabe, mete a todos en el mismo saco y generaliza tanto entre unos como entre otros.


    • El “colesterol” no se cura porque no es una enfermedad, sino una sustancia que produce nuestro organismo. Cuando por distintas razones el colesterol excede ciertos límites, entonces se puede tratar, y efectivamente se puede controlar. No hay mucho misterio al respecto.


    • Y justamente en esa misma bolsa caería la homeopatía, porque no trata las causas sino los síntomas.


  11. No soy medico, pero he vissto por programas de desarrollo que en Oriente hay hospitales de medicina mixta donde conviven la medicina occidental y la acupuntura y otras disciplinas que usan otros productos. O sea que la comunidad cientifica reconoce el valor cientifico de la acupuntura.


  12. No llamaría a la acupuntura pseudociencia ni postmoderna, nada más alejado de la realidad de unos conocimientos milenarios. Sin embargo se la persigue, y se dice que a los usuarios se nos protege. Pues no, se nos trata como ignorantes o menores de edad si capacidad de tomar nuestras propias decisiones sobre nuestra salud.


Deja un comentario