Conciliar no es para el verano

Conciliar trabajo y familia en verano

Más del 50% de 
los trabajadores españoles no consigue conciliar
su vida laboral
con la familiar

En España hay más de medio millón de niños de entre seis y 13 años que se quedan solos por las tardes en verano

Comparte este artículo

Llega el verano y, con él, las merecidas vacaciones estivales en colegios e institutos. Motivo de alegría para los más pequeños de la casa, pero de preocupación para los padres y madres españoles, que hacen malabares para conciliar su horario de trabajo con la nueva rutina de sus hijos. La casa de los abuelos es el alivio de muchas familias. Los campamentos de verano o las estancias en el extranjero son otra solución. Pero no todas tienen apoyo familiar o los recursos suficientes para dejar a sus hijos a cargo de cuidados externos. De hecho, según la ONG Educo, en España hay 580.000 niños de entre seis y 13 años que se quedan solos por las tardes en verano, la época de mayor vulnerabilidad, según los expertos. Son los conocidos como ‘niños de la llave’, y han crecido en un 66% más desde 2009.

«Las empresas de nuestro país deben ser conscientes de la importancia de incorporar medidas de conciliación que ayuden a sus empleados a compatibilizar su jornada laboral con la vida familiar, sobre todo en el período estival», explica Roberto Martínez, director de la Fundación MásFamilia. Y es que existe una necesidad imperante de crear fórmulas adaptadas a la realidad de las familias que favorezcan la conciliación. Estas pasan obligatoriamente por establecer una mayor flexibilidad, como contemplar la posibilidad de teletrabajar o permitir variaciones en los horarios de entrada y salida de la oficina.

Para que dichas medidas se puedan llevar a cabo, resulta imprescindible que las personas que desempeñan puestos de dirección confíen en sus empleados. «No se pueden implantar medidas de conciliación y teletrabajo si no existe un diálogo basado en la confianza», argumenta Martínez. Pero hablar de estas alternativas parece una utopía, y los datos lo demuestran. En España, más del 50% de los trabajadores no consigue conciliar su vida laboral con la familiar, según los datos de Ipsos Loyalty. Además, solo un 6,7% de los empleados practica el teletrabajo, acorde a datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Por esto, no es de extrañar que un 55% de los españoles considere como segundo motivo para aceptar un nuevo trabajo la posibilidad de compatibilizar su vida en el plano laboral y personal, según las conclusiones obtenidas de un informe realizado por Randstad. Se trata de un porcentaje que ha escalado considerablemente a medida que la situación económica se ha estabilizado.

El derecho a desconectar 

Con el empleo de las tecnologías en el entorno de trabajo (teléfonos de empresa, correos, reuniones, llamadas…) la frontera entre la vida personal y laboral se ha disipado, incluso durante los fines de semana y en época vacacional. Para luchar contra esta situación, Francia aprobó el derecho a la desconexión en su más reciente reforma laboral, que entró en vigor el 1 de enero de 2017. La medida estipula que cada empresa (con más de 50 empleados) tiene que comenzar una negociación entre las diferentes partes implicadas (empleado y empleador) para llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, y que vaya en función de las necesidades de cada una de ellas. Más allá de su grado de aplicación, esta iniciativa sienta base y fuerza un cambio de mentalidad empresarial.

«En definitiva, creemos que las nuevas tecnologías son nuestras aliadas en materia de conciliación, así como para el impulso de medidas como el teletrabajo y flexibilidad horaria. Sobre todo en tiempo de vacaciones. Sin embargo, en ocasiones pueden provocar una falta de desconexión y es ahí donde debe primar la responsabilidad y la coherencia tanto del empleado como del empleador», concluye el director de la Fundación Másfamilia.


COMENTARIOS

  1. Sí… ¡ ya lo creo! Los barrancos que allanan los abuelos de España…!!!


  2. Pues conforme está todo yo ahora mismo me negaría a tener hijos.Esclavos para el capitalismo ,no!


  3. Leo y veo como una utopía que en el reinado del neoliberalismo, muchas empresas, que tratan a sus empleados casi como esclavos, piense en la conciliación de la vida familiar y laboral.
    El Estado tb está ausente. No se ocupa, precisamente porque adhiere al mismo sistema.


  4. Yo siempre pensé k si mi hijo tuviera k estar solo no lo tendría. Y menos aun defecarlo en casa ajena. Paternidad maternidad responsable.