SGAE, el monopolio en decadencia

sgae

Los autores de 'SGAE, el monopolio en decadencia' ofrecen algunas propuestas a la eterna crisis que sufre la entidad

Tras cuatro años de investigación y
más de treinta entrevistas, este ensayo consigue alejarse de la
crítica fácil

Comparte este artículo

Leer sobre propiedad intelectual desde las entrañas de la experiencia de la creación musical no es habitual y se agradece. Suele ser más común que profesionales de las leyes y de la academia debatan sobre estas cuestiones y es inspirador descubrir relatos desde la conciencia de una creadora.

La música Ainara LeGardon traspasa esa barrera escribiendo el libro SGAE, el monopolio en decadencia (consonni) junto con el ensayista David García Aristegui, «un heredero de derechos y una creadora. Un escritor todavía deslumbrado por la subcultura rock y una artista autogestionada que alterna actuaciones en gaztetxes con instalaciones en museos y espacios de arte contemporáneo», afirma el escritor Servando Rocha en el prólogo del libro.

Estamos ante un ensayo crítico al más puro estilo del periodismo de investigación o más bien una muy golosa interpretación personal del género. En el prefacio, Rocha lo describe como «un ensayo lúcido, brillante, valiente y pionero, construido de una forma intachable. […] Es lo mejor que podía ocurrirle a una entidad como SGAE, que en caso de estar movida por responsables hábiles e inteligentes, no dudarían en recibirlo como un regalo».

El libro se mueve en un doble contexto: la crítica cultural, analizando fenómenos como SGAE; y la cultura crítica, como la sociedad que se nutre de pensamiento reflexivo sobre el contexto donde se ubica, generando debate sobre propiedad intelectual. «En él se ofrecen los pilares básicos para su supervivencia, así como algunas ideas y propuestas a la eterna crisis que sufre una entidad absolutamente única en la historia de este país, con una nefasta imagen pública y unos socios que, en la mayoría de los casos, la ven como un mal menor o directamente un enemigo interior», apunta Rocha.

Este libro es la continuación del trabajo académico de LeGardon Otro modelo es posible y el libro de García Aristegui ¿Por qué Marx no habló de copyright? (Enclave de libros). Gracias a cuatro años y más de treinta entrevistas, los autores hacen un recorrido por la trayectoria de la entidad y nos hacen caminar entre términos como dominio público, propiedad intelectual, el sistema de la rueda, los derechos de televisión, el pendiente…. Localizan diferentes piezas desperdigadas del puzzle para intentar combinarlas.

Puede que nada de lo que dicen sea nuevo. Tampoco es necesario. Lo importante es ese esfuerzo por armar el puzle. Y lo hacen de forma elegante, alejándose de la crítica fácil y de los dimes-y-diretes. La periodista y activista feminista Joana G. Grezner comentó durante una presentación pública en la feria Literal de Barcelona que, aunque parezca una proeza imposible para un texto sobre SGAE, es, además, un libro divertido.

Precisamente en plena gira de presentaciones del libro, estalla un nuevo escándalo sobre SGAE. La policía desmantela una trama que supone la detención de 18 personas por estafa alrededor de la rueda de las televisiones. La prensa y medios de comunicación lo tienen complicado para explicar la enorme complejidad inherente a SGAE, al calor de este escándalo.

El ensayo de LeGardon hace posible leer estas noticias de actualidad con mayor profundidad, con detenimiento, para desvelar cuestiones que nos afectan como ciudadanía. Es un traductor simultáneo de la realidad que nos apela. Hace una crítica de forma constructiva de lo que no funciona en SGAE, pero va más allá y propone diferentes alternativas para que autoras y creadores puedan elegir y descifrar la complejidad en torno a la propiedad intelectual. En definitiva, aporta información. Información que se puede convertir en poder. Poder para perder el miedo.


Deja un comentario