¿El principio del fin de la era de los combustibles fósiles?

movilización global contra los combustibles fósiles

Para no superar el aumento de 2ºC a final de siglo, debe dejarse el 80% del carbón, la mitad del gas y una tercera parte del petróleo sin extraer

Más de 700 instituciones en 76 países ya se han unido a la campaña liderada por 350.org

Comparte este artículo

«Cinco continentes, miles de personas y un mismo objetivo: detener la industria de combustibles fósiles». Esta es la carta de presentación de la Movilización Global por la Desinversión, una campaña mundial que se celebrará entre el 5 y el 13 de mayo en diversas partes del mundo, y que viene a recordar a las compañías y líderes mundiales un mensaje claro: para no superar el aumento de 2ºC a final de siglo, debe dejarse el 80% del carbón, la mitad del gas y una tercera parte del petróleo sin extraer.

Más de 700 instituciones en 76 países ya se han unido a la campaña de desinversión liderada por 350.org, lo que se traduce en más de 5 trillones de dólares retirados de las inversiones en proyectos vinculados a los combustibles fósiles.

«La gente está encontrando maneras creativas para expresar su descontento con el modelo energético corrupto y sucio que tenemos hoy, y que se anuncia completamente catastrófico, como podemos ver con las sequías, las inundaciones devastadoras, el deshielo de los polos, el calentamiento y la acidificación de los océanos que ya están sucediendo», explica Nicole Figueiredo de Oliveira, directora de 350.org en América Latina.

Universidades como la de Glasgow (Escocia) y Stanford (Estados Unidos), ya han anunciado públicamente su compromiso con este llamamiento, que también va dirigido a Gobiernos, empresas, organizaciones, iglesias y particulares para que eliminen sus inversiones en carbón, petróleo y gas.

En el marco de esta movilización global, se celebrarán más de 130 actos en todo el mundo. «Para tener una idea del alcance de esta movilización, 350.org Japón está organizando una jornada de talleres y eventos abiertos al público en Tokio, para incentivar a la gente a elegir los bancos que no invierten su dinero en proyectos y empresas vinculadas a los combustibles fósiles o la energía nuclear», cuenta Figueiredo de Oliveira.

Imagen de previsualización de YouTube

Los comentarios están cerrados.