¿Quieren los españoles cambiar sus rutinas horarias?

El 82,3% de los españoles querría entrar y salir antes del trabajo

El 64% atrasaría una hora el reloj para ajustarse al meridiano de Greenwich

Comparte este artículo

Los ciudadanos españoles quieren europeizar sus jornadas laborales. Así lo demuestran los datos que arroja el estudio sociológico de 20minutos Ulises. En concreto, un 82,3% es partidario de entrar y salir antes del trabajo.

Además, casi tres de cada cuatro ciudadanos aprueba la medida propuesta por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el pasado mes de diciembre en la que apuntaba una reducción de la jornada laboral, de carácter general, a las 18 horas.

Otro de los datos que desprende el estudio es que el 67,5% de los españoles estaría dispuesto a comer más rápido —en menos de una hora— para poder escaparse antes de la oficina. Sin embargo, el 40,1% es reticente a adelantar la hora de la comida para adaptarla a horarios europeos.

Este cambio de mentalidad ligado a los horarios se traduce también en que el 64% de los españoles atrasaría una hora el reloj para ajustarse al meridiano de Greenwich. Además, un 55,5% de los encuestados apuesta por levantarse y acostarse más temprano, algo íntimamente ligado a los horarios televisivos de nuestro país, que también sufrirían cambios: el 82,6% de los españoles está a favor de adelantar el prime time nocturno para así evitar quedarse despierto hasta la madrugada. Especialmente en los jóvenes entre 18 y 24 años, tramo de edad en que el porcentaje asciende al 87,5%.

Según el estudio, los votantes de Ciudadanos y de Podemos son los más partidarios de modificar los horarios, mientras que los del PP son los menos proclives a estos cambios. Por comunidades autónomas, los catalanes son los que se muestran más dispuestos a alterar sus hábitos, y los andaluces, los que menos.

El estudio, elaborado por la empresa MyWorld, está basado en mil entrevistas trimestrales para medir las principales tendencias y transformaciones de la sociedad española.


COMENTARIOS

  1. Como todas las encuestas e informaciones relacionadas con los anhelos laborales de los privilegiados españoles que trabajan -además de tediosa- me parece cogida con pinzas, amarillista y endeble. Como suele ser habitual, “la oficina” es la base del entorno laboral para la estadística. Y el empleado de guante blanco, con horario para comer y jornada partida el modelo de trabajador entrevistado. La pantomima se completa con la politización de la encuesta… Insufrible.


    • Totalmente de acuerdo, son muy hábiles dividiendo a los asalariados en diferentes castas que manipulan según convenga. Llevan años degradando las condiciones laborales de los currantes y ahora otra vuelta de tuerca más es presentada como un ‘clamor popular” que el gobierno decretará como medida de gracia hacia los trabajadores.


  2. Y los sueldos?


Deja un comentario