«El coche está pasando de un modelo de propiedad a uno de uso»

Peugeot_ethic_38

«Ya no basta con producir vehículos excelentes; también tenemos que ser los mejores proveedores de movilidad»

«El gran problema de España es la antigüedad del parque automovilístico»

«Dedicamos la mitad de nuestro presupuesto de I+D a tecnologías limpias»

Comparte este artículo

José Antonio León Capitán (Sevilla, 1973) apenas lleva un año como director de Comunicacion de PSA en España y Portugal, y ya tiene que gestionar uno de los hitos más importantes en la historia del grupo automovilístico francés: recientemente, ha incorporado la marca alemana Opel, hasta ahora de General Motors. Aunque, para él, el mayor reto es impulsar un nuevo modelo de movilidad cada vez más demandado por la sociedad: el coche compartido, como solución al desbordamiento de las ciudades y al exceso de contaminación del aire.

La compra de Opel por parte de PSA es sin duda una de las noticias más importantes del sector automovilístico en los últimos años.

El objetivo es ser el segundo fabricante europeo, con seis marcas. Peugeot, Citroën y DS, y ahora Opel, Vauxhall, que es su filial en Reino Unido, y Free2Move. Esta última es la marca de movilidad del grupo. En España seríamos el primer fabricante, con 860.000 coches producidos en 2016, y una cuota de mercado por encima del 22%. Vamos a obtener importantes economías de escala, y se van a desarrollar muchas sinergias, desde la fabricación hasta la venta.

Ha mencionado Free2Move. La única marca que no fabrica coches.

Pero es tan marca como las otras. En este caso, lo que ofrecemos son soluciones de movilidad para adaptarnos a una nueva realidad.

Supongo que, por realidad, se refiere a que las necesidades de desplazamiento de las sociedades aumentan al mismo ritmo que lo hacen los núcleos urbanos. Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y el porcentaje puede aumentar hasta el 66% en 2050. ¿Qué desafíos se le presentan al sector del automóvil?

La movilidad es la libertad de movimiento individual, y ahora se encuentra inmersa en una profunda transformación. Y está impulsada por el propio ciudadano, no es una decisión que hayamos tomado los fabricantes. Pasamos de un concepto de propiedad del automóvil a un concepto de uso, o de experiencia. De una dimensión local a una global, porque la gente viaja más que nunca. De una única opción a un portafolio de opciones. Hay un cambio de contexto importante que nos lleva a cambiar nuestra estrategia y a ser capaces de adaptarnos a esta nueva realidad, cambiando el paradigma de nuestra forma de hacer negocio y dar servicio a la gente. Ya no basta con producir vehículos excelentes, que es el objetivo de todo fabricante. Ahora también tenemos que ser los mejores proveedores de movilidad.

Peugeot_ethic_9

¿Y cómo se plantea ese servicio?

La movilidad tiene, para nosotros, cuatro ejes: tiene que ser segura, eficiente, compartida e inteligente. No solo se trata de proveer movilidad al cliente, sino también aportar bienestar a la sociedad. Es decir: si llega un momento en que en una ciudad hay tantos coches que hacen imposible vivir en ella, la fórmula de coche compartido es una solución innegable. Y si encima son coches eficientes, ayuda aún más. Por eso tenemos 500 vehículos Citroën C-Zero, eléctricos, en nuestro servicio de coche compartido Emov.

Suena extraño que un fabricante de coches fomente precisamente un hábito que ayudará a reducir la compra de coches.

PSA es una empresa, y como tal su objetivo es ganar dinero. Y nuestro modelo de coche compartido es un negocio como cualquier otro. Pero también estamos comprometidos con nuestro entorno y con la realidad. Somos el único grupo automovilístico del mundo que publica datos de emisiones reales, en condiciones de uso de verdad, en carretera, no en un laboratorio. Y las publicamos en nuestra web. Somos radicalmente transparentes en eso. Y de hecho, las mediciones no las hemos hecho nosotros, sino que las hemos encargado a las ONG Transport et Environement (T&E) y France Nature Environement (FNE).

La transición de los motores de combustión a los eléctricos es una realidad inevitable. Un país como Alemania, con tanta cultura de coche, ya ha anunciado que prohibirá la venta de vehículos que no sean eléctricos en 2030. Y es solo un ejemplo, algunos países escandinavos incluso lo quiere prohibir antes.

Para PSA, el vehículo eléctrico es el futuro. Pero no a corto plazo como única opción. Tienen que convivir un tiempo los dos sistemas. El que tenga un discurso más inmediato, no está siendo realista. La realidad de la sociedad es la que es. Y durante mucho tiempo convivirán coches de gasolina, diésel, eléctricos enchufables y solo eléctricos. Estos últimos aún requieren mucho desarrollo para aumentar su autonomía y bajar su precio. Y por otro lado, aún estamos lejos de tener una buena red de puestos de recarga en España. Los coches de combustión, obvio, tienen que cumplir la normativa Euro6 de emisiones.

¿Y cuál es la implicación de sus marcas con los coches eléctricos?

Te daré un dato: la mitad de nuestro presupuesto de I+D la dedicamos tecnologías limpias. Y en 2021 lanzaremos cuatro nuevos modelos 100% eléctricos y siete híbridos enchufables.

Peugeot_ethic_31

Frente al calentamiento global, las emisiones de CO2 son un problema urgente. Solo en España, según los datos del Observatorio del Transporte y la Logística, este sector produce el 25% de las emisiones.

El gran problema de este país es la antigüedad del parque automovilístico. La media del nuestro es de 12 años. Eso significa que la mitad son aún más antiguos. Un coche de hace 10 años contamina en torno a 10 veces más que uno actual. Hay que rejuvenecer el parque, pero socialmente es complicado. Normalmente, quienes tienen coches antiguos son los que tienen menos recursos, y es complicado e injusto obligarles a comprarse un modelo nuevo. Pero los tiros van por ahí: Ada Colau acaba de probar una ordenanza por la que en 2020 no podrán circular en Barcelona coches con más de 20 años.

Los modelos diésel son lo que van a tener más restricciones.

Ahora tienen muy mala fama, en parte por el escándalo de las emisiones trucadas del grupo Volkswagen. Pero no hay que olvidar que un diésel de ahora contamina mucho menos que los antiguos. El sector del automóvil está bastante demonizado, y muchas veces de forma injusta. No olvidemos que adaptarnos cada vez a una nueva normativa europea de emisiones supone muchísima inversión. Y ahora tenemos motores de gasolina de solo tres cilindros pero con mucha potencia y consumos reducidísimos, algo impensable hace solo unos pocos años. Nuestros diésel llevan un sistema de catalizador que reduce las emisiones de NOx hasta un 90%. Y tenemos filtros que reducen la emisión de partículas a un 1%. Un coche actual diésel que se ajuste a la normativa Euro6 reduce radicalmente las emisiones.

¿Y qué papel tendrá la conducción autónoma en la reducción de emisiones?

Va a ser fundamental. Cada individuo tiene una forma personal de conducir, y quienes pisan a fondo a la salida de un semáforo, o cambian de marcha demasiado pronto, obviamente consumen y contaminan más. En la conducción autónoma, el coche acelera cuando tiene que acelerar y cambia cuando tiene que cambiar, en el momento idóneo y por eso la combustión es la óptima. Cada vez más coches tendrán la tecnología para ser autónomos, y eso los volverá mucho más eficientes.


COMENTARIOS

  1. Me parece fenomenal


  2. Demasiados coches y poco espacio disponible


  3. Lo que ya se aplica desde hace muchos años, en el ámbito penal:
    Coger un coche ajeno para darse una vuelta….se considera hurto de uso….no de propiedad, dado que no hay intención de apropiación.


  4. Anticuado habrá dronestransportes!


  5. Es un problema de coste y disponibilidad. Si puedo llamarles media hora antes de ir a comprar al Carrefour que tengo a 6 kilómetros de casa y lo que compro es mucho, pesado y voluminos y “tengo un coche del que disponga a buen precio”, sera perfecto. Si no, tendré que tener un coche mío.


  6. Coincido plenamente , el coche como medio de transporte. El tener un coche en propiedad empieza a ser un concepto antiguo.