Un pulso a la incertidumbre

mercados3--644x362

La economía española cerró el 2016 con un crecimiento anual del PIB del 3,2%

La recuperación será más moderada el próximo bienio: del 2,7% en 2017
y 2018

La tasa de paro bajará, pero el dinamismo del mercado laboral será insuficiente para recuperar los niveles precrisis

Comparte este artículo

A pesar de la incertidumbre interna y externa, la economía española cerró el 2016 con un crecimiento anual del PIB del 3,2%. Sin embargo, el menor impulso de los vientos de cola, y la persistencia de algunos vientos de cara, reafirman las expectativas de desaceleración hasta el 2,7% en 2017 y 2018.

La economía española seguirá mostrando una recuperación fuerte, aunque menos intensa que en años anteriores. Es la principal conclusión de las últimas previsiones ofrecidas por BBVA Research. Según el informe Situación España del servicio de estudios de la entidad, los vientos de cola serán menores: la política fiscal pasará de expansiva a neutral y el aumento de la inflación en la UEM puede llevar a un punto de inflexión en la política monetaria.

En el primer trimestre de 2017, la recuperación avanza con un crecimiento trimestral del 0,8%, a un ritmo ligeramente superior al registrado en el cuarto trimestre de 2016, tal y como figura en el documento, presentado esta semana por el economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, y el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech.

Este crecimiento continuará durante los próximos dos años, aunque de forma más moderada respecto al bienio precedente. Así, tras el alza del PIB del 3,2% registrado en 2016, igual que en 2015, el crecimiento se moderará hasta el 2,7% en 2017 y 2018, cinco décimas menos que el bienio anterior.

La revisión al alza del crecimiento previsto de los principales socios comerciales, junto a las perspectivas de recuperación de algunas economías emergentes (principalmente en América Latina), auguran una mayor demanda de exportaciones, aunque se mantiene la incertidumbre respecto al impacto que pueda tener la salida del Reino Unido de la Unión Europea y al futuro de la política de comercio exterior de Estados Unidos.

Este impulso exportador también favorecerá a la demanda interna (destacando la inversión) que, a su vez, se traducirá en una expansión de las importaciones, lo cual no impedirá que el bienio se cierre con una aportación ligeramente positiva de la demanda externa neta al crecimiento.

Respecto al mercado de trabajo, se prevé que la ocupación aumente en promedio el 2,5% este año, dos décimas menos que en 2016. La tasa de paro bajará al 17,5% en 2017 y al 15,8% en 2018, y se crearán unos 920.000 empleos entre ambos ejercicios, «pero el dinamismo esperado del mercado laboral será insuficiente para recuperar los niveles precrisis», señala el informe.


Los comentarios están cerrados.