Breve historia de los Juegos Paralímpicos

España ha quedado en el puesto 11 de 76 con nueve oros, catorce platas y ocho bronces

Los Juegos de Silla de Ruedas 1948 se enfocaban en discapacitados veteranos de la II Guerra Mundial

Los primeros Juegos Paralímpicos se celebraron en Roma en 1960

Comparte este artículo

Contaba hace unos seis años en petit comité el jefe de Deportes de un periódico nacional de gran tirada que los logros paralímpicos se derivaban siempre a la sección de Sociedad. «No nos sobran páginas, y la gente quiere leer fútbol. Además, las paralimpiadas son más historias de superación, de personas, que deporte en sentido estricto».

El veterano periodista, sin duda, estaba equivocado (menos en que no les sobran páginas), algo que ha quedado demostrado con el tiempo: recientemente, su propio diario ha incluido las hazañas de las Paralimpiadas 2016 en la sección que les corresponde, junto a los fichajes del Real Madrid para esta nueva temporada liguera o las tribulaciones de Nadal, sin que eso haya supuesto una avería irreparable en la rotativa, la quiebra del grupo editorial o una tercera glaciación.

Pero su error podía deberse también a que su nutridísima cultura en los deportes habituales contrastaba claramente con un flagrante desconocimiento del mundo paralímpico, o de su historia. Desdeñar la virtud de gente con discapacidad para ofrecer el mismo espectáculo que deportistas con plenas facultades en prácticamente todos los deportes imaginables es obviar hechos como que muchos de estos atletas, a pesar de su impedimento físico, han sido capaces de competir de igual a igual en las Olimpiadas. El primero fue George Eyser en 1904. Este gimnasta nacido en Alemania pero afincado en Estados Unidos, compitió para este país y aportó seis medallas, a pesar de que una de sus piernas era artificial. Karoly Takacs era diestro y perdió el brazo derecho. Con todo, aprendió a dominar el izquierdo, logrando dos oros para el medallero de Hungría en la categoría de tiro.

La danesa Lis Hartel compitió en equitación para su país aun padeciendo una parálisis de rodillas para abajo por culpa de una poliomielitis. Consiguió dos medallas de plata. El caso más reciente y sonado es el del sudafricano Oscar Pistorius. A pesar de perder las dos piernas le implantaron sendas prótesis transtibiales de fibra de carbono, gracias a las que pudo participar en las Olimpiadas de Londres 2012 y a continuación en las Paralimpiadas del mismo año.

El germen de los Juegos Paralímpicos está en los Juegos Internacionales de Silla de Ruedas 1948, ideados y organizados por el Dr. Guttman en Reino Unido para intentar dar acceso a discapacitados veteranos de la Segunda Guerra Mundial a la participación en una  competición deportiva. En 1952 se volvió a repetir el evento, aunque esta vez con más participantes y un país contrincante, Holanda.

La popularidad y aceptación de estos encuentros, así como la mencionada participación previa de atletas con discapacidad en los Juego Olímpicos, fueron las espitas para los primeros Juegos Paralímpicos, en Roma en 1960, con 400 participantes de 23 países. En un principio solo estaban admitidos aquellos obligados a permanecer en silla de ruedas, pero en los de 1976 se abrió el abanico incluyendo otras discapacidades. El número de atletas creció a 1.600 y el de países, a 40. Por primera vez, en los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988, las Paralimpiadas tuvieron lugar justo después, y desde entonces se celebran en la misma ciudad y de forma consecutiva. En 2001, el Comité Paralímpico Internacional (CPI) y el Comité Olímpico Internacional (COI) cerraron un acuerdo para que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno también compartieran ciudad e instalaciones.

España ha hecho un grandísimo papel en los Jugos Paralímpicos de Río 2016 y muchos nos hemos emocionado con proezas como la de la nadadora Teresa Perales, que perdió la movilidad en las piernas a los 19 años por una neuropatía, lo que no le ha impedido ganar el oro en los 50 mariposa.

Nuestro país ha quedado en el puesto 11 de 76 con nueve oros, catorce platas y ocho bronces, en categorías tan dispares como natación, atletismo, tenis de mesa o ciclismo. Y sí: una vez más, han hecho vibrar a la afición. Repasen si no en internet los principales diarios deportivos (y no) de nuestro país.


COMENTARIOS

  1. Estos son los verdaderos juegos


  2. Y que poco se habla de ellos.
    Así somos.buenas noches reina.


  3. ¡qué grandes! cuánto mérito!


  4. Grandes!


Deja un comentario