Bienvenidos a la nueva era

The Future Game permite experimentar las consecuencias de los problemas globales en primera persona

Educación, cambio climático y alimentación son marcos potenciales de cambio

Comparte este artículo

El futuro ya está aquí, pero no ha llegado a todos los lugares por igual. Nos encontramos en una realidad cada vez más cambiante y compleja, en una etapa de disrupción en la que nuestra supervivencia y bienestar depende de nuestra capacidad de dejar atrás lo que ya no vale y estar abiertos a los nuevos patrones. El objetivo siempre es el mismo: crear un futuro mejor. Pero, ¿cómo?

En el juego de aprendizaje en acción The Future Game los jóvenes exploran las tendencias y retos de este siglo para crear prototipos del futuro emergente. Inspirados por los 17 retos del milenio definidos por la ONU para 2030, los equipos trabajan durante un periodo de dos semanas a través de un juego donde se explora, empatiza y se crea impacto positivo.

¿Imaginas experimentar las consecuencias de los problemas globales en primera persona? Sin ir más lejos, los participantes de la primera edición (celebrada del 4 al 15 de julio en el Impact HUB Donostia, San Sebastián) tuvieron que cubrirse con una manta en una calurosa mañana a 30ºC, para comprender el impacto del aumento de las temperaturas en el marco urbano. En palabras de Andrea Escribano, una de las participantes: «Ha sido una experiencia transformadora, me llevo una nueva visión de futuro».

No es tarea fácil. Para tomar consciencia de nuestro poder y responsabilidad se debe desarrollar tanto el liderazgo individual como el aprendizaje en equipo, desarrollando así una visión más completa. E igual de importante es el envisioning, entender las tendencias y tener un pensamiento global para poder crear innovación disruptiva. Entonces sí, tras el prototipado de ese nuevo escenario de cambio, difundirlo a los cuatro vientos con canales de comunicación, storytelling y activismo.

El carácter global y de intercambio de este proceso precisa de todo tipo de visiones, por lo que en la primera edición de TFG han contado con «voces del futuro» de distintos países, generaciones y sectores, con las que los participantes han conversado, contrastado sus soluciones y amplíado su punto de vista con una mirada más global y plural. Voces como las de Julio Salazar, cofundador de Cirklo, Kim Jaeongtae, fundador de la compañía social MYSC y experto en innovación social y educación changemaker, Florencia Estrade, cofundadora de League of Intrapreneurs, y Marco Van Hout, investigador en Medialab Ámsterdam y experto en procesos de innovación y diseño.

Con ayuda de estos expertos y del equipo de TFG, los participantes han descubierto que son muchos los aspectos sobre los que se puede innovar para hacer de este un mundo mejor. Como la «Educación Colaborativa», con una aplicación a través de la cual padres, madres e hijos puedan resolver retos sociales mientras aprenden conjuntamente y trabajaban las relaciones familiares, otro ejemplo de la educación changemaker, que toma cada vez más fuerza. O como la «Lucha contra el Cambio Climático», mediante un holograma interactivo que cree conciencia entre los jóvenes de la Generación Z. O el «Futuro de la Alimentación», creando envoltorios comestibles para concienciar sobre los retos de la industria alimentaria.

Estas y otras muchas ideas, desarrolladas en The Future Game, ya están calando en una sociedad cada vez más consciente de que tan solo hace falta un poco de empatía, liderazgo e innovación para proyectar un futuro mejor. Y tú, ¿te atreves a jugar?


Los comentarios están cerrados.