Los Oscar suspenden en diversidad

El 93% de los 6.000 miembros de la Academia de Cine de EEUU son blancos y el 77%, hombres mayores de 60 años

Comparte este artículo

Demasiadas caras blancas en los Oscar 2016. Concretamente, el 100%. La falta de diversidad en los premios de la Academia de Cine estadounidense ha desencadenado en una serie de reacciones que, bajo la varita mágica de Twitter, se han proyectado a través del hashtag #OscarSoWhite, el cual no ha parado de sumar adeptos desde el anuncio de las nominaciones.

«¿Cómo puede ser posible que, por segundo año consecutivo, los 20 candidatos en la categoría de mejor actor sean blancos?», se lamentaba el director de cine Spike Lee a través de las redes. También la actriz Jada Pinkett, esposa de Will Smith −nominado a los Globos de Oro como mejor actor por Concussion−, utilizó su cuenta de Facebook para manifestar su malestar: «Quizá sea el momento de dar un paso atrás con nuestros recursos y destinarlos a nuestras comunidades, donde podamos hacer programas para nosotros y reconocer nuestro talento con maneras que consideremos apropiadas, que sean tan buenas como las de carácter general».

Tanto Pinkett como Lee ya han anunciado su boicot particular a los Oscar: no acudir a la gala de entrega, que se celebrará el 28 de febrero. Enfatizando el hecho de que escribía su mensaje el 18 de enero, Día de Martin Luther King Jr, Lee escribío: «Cuarentaiún actores en dos años y sin ‘flava’ en absoluto». ‘Flava’ es un localismo derivado de ‘flavor’, que significa ‘sabor’, en alusión a lo que hace diferente a una persona. Entretanto, el documentalista Michael Moore se ha sumado al boicot, mientras George Clooney ha acusado a los premios de «ir en la dirección equivocada».

La propia presidenta de la academia, la afroamericana Cheryl Boone Isaacs, ha enviado un comunicado oficial para responder a las críticas. «Me gustaría agradecer el maravilloso trabajo de los nominados de este año. Mientras celebramos sus logros extraordinarios, me siento al mismo tiempo, con el corazón roto y frustrado por la falta de inclusión. Este es un asunto complejo pero importante de tratar, y es hora de hacer grandes cambios. La Academia está tomando medidas contundentes para variar la composición de nuestros miembros», ha manifestado, y ha mostrado su compromiso de «llevar a cabo, en las próximas semanas, una revisión de nuestra captación de socios con el fin de lograr la tan necesaria diversidad en 2016 y en adelante». La presidenta asumió el cargo en 2013 y ha intentado cambiar la monolítica estructura del organismo. Sin embargo, Boone Isaacs reconoce: «El cambio no se está produciendo con la velocidad que querríamos. Tenemos que hacer más, mejor y más rápido. El objetivo para 2016 es la inclusión en todas sus facetas: género, raza, etnia y orientación sexual».

Por su parte, el showman Chris Rock, elegido por la academia para conducir la 88ª edición de los premios, dejaba un mensaje explícito en su muro de Facebook: «Los Óscar: la versión para blancos de los premios BET [los BET son unos premios entregados por la Black Entertainment Television para reconocer a los artistas negros]». Aunque el Rock ha recibido presiones para renunciar, considera que presentar la ceremonia, de marcar la diferencia desde dentro, es la mejor manera de reivindicar la diversidad.

Que en la lista de los nominados a mejor actor y actriz y a mejor actor y actriz secundario esté copada de actores y actrices blancos ya ha pasado en ocasiones anteriores (2015, 2011, 1998, por ejemplo). Algunos usuarios han echado mano de los datos para intentar poner de manifiesto que no se trata de una simple coincidencia. Denuncian que el 93% de los 6.000 miembros de la Academia de Hollywood son blancos y que del 77% son hombres mayores de 60 años. Este año, además, se da la circunstancia de que se esperaban las nominaciones de actores como Idris Elba (Beasts of No Nation), Will Smith (Concussion), Michael B. Jordan (Creed) o Samuel L. Jackson (The Hateful Eight).


COMENTARIOS

  1. Me parece casi inimaginable pensar en que nadie se ha percatado de que son los negros los más racistas, aún más que los blancos. El papel de un esclavo negro lo puede hacer un blanco? No. De que racismo me hablan ? Hay un Presidente negro en el País más dominante del Mundo. Me parecen pavadas…


  2. Siempre igual!negocios


  3. El quid de la cuestión sería no sólo comprobar si hay mejores interpretaciones no sólo entre los “afroamericanos”, si no qué papeles les tocan a los y las “no-blanc@s” y por tanto qué historias se llevan a la pantalla y por qué, si a lo mejor es debido a la demanda del público y entonces cuál es éste, dónde está, y por qué no se visibilizan y tienen tanto impacto otras industrias cinematográficas aparte de la de Hollywood.


  4. El problema es “falta de contraste”