Objetivos de Desarrollo Sostenible: un reto de todos

«Somos conscientes de que las empresas deben liderar la transición hacia una utilización de los recursos inteligente, antes incluso que los consumidores»

«El acceso a la tecnología solar LED podría permitir a muchas comunidades tener luz de una manera segura y eficiente»

Comparte este artículo

Durante el mes de septiembre se celebró la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, tras la cual la ONU ha reemplazado sus Objetivos de Desarrollo del Milenio por una serie de nuevos objetivos en los que seguir trabajando: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, o SDG por sus siglas en inglés). Un grupo formado por gobiernos, sector privado, sociedad civil y organizaciones académicas y filantrópicas han estado debatiendo durante meses cuáles deberían ser los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible y la dirección a seguir toda vez que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (cuya fecha límite era septiembre de 2015) están ya dando sus frutos.

En esta ocasión los nuevos objetivos son más amplios y van más allá de los conceptos de sostenibilidad y cambio climático para abarcar, además, aspectos directamente relacionados con las personas y su bienestar. Philips no es en absoluto ajena a este debate, y quiere aunar su objetivo de mejorar las vidas de 3.000 millones de personas cada año para 2025 con estos nuevos objetivos. Para nosotros, como compañía tecnológica que se preocupa por innovar para tener un impacto en la vida de las personas, adherirnos a estos Objetivos de Desarrollo Sostenible es natural, ya que creemos que son críticos para mejorar la salud y el bienestar del planeta y de todos los que formamos parte de él.

Es difícil dar prioridad a uno de estos 17 objetivos, pero hay tres de ellos que atraen mi atención, quizás debido a su estrecha relación con nuestra actividad. En primer lugar el objetivo número 3 habla de “asegurar vidas sanas y promover el bienestar a cualquier edad”, un reto especialmente interesante si tenemos en cuenta que 289.000 mujeres mueren anualmente durante el embarazo y el parto en África. La alta tasa de mortalidad materna y fetal sigue siendo uno de los mayores retos para el sistema sanitario en muchos países, con una falta de acceso a servicios sanitarios y profesionales tales como médicos cualificados o matronas como factor clave. Un correcto seguimiento del embarazo por profesionales con la ayuda de la tecnología adecuada, podría ayudar a salvar cientos de vidas.

Además, 6.300 millones de niños menores de cinco años mueren por causas que se podrían prevenir y más de un 75% de las muertes a nivel mundial se deben a enfermedades no transmisibles, es decir, enfermedades que en gran medida se podrían evitar gracias a un estilo de vida saludable y mediante prevención. En este punto, las campañas de concienciación sobre hábitos saludables y los programas de prevención y screening por parte de las instituciones públicas pueden ser claves a la hora de reducir estos datos.

El objetivo número 7, “asegurar el acceso a un sistema de energía moderno, sostenible y de confianza al alcance de todos”, responde a las necesidades que pone de manifiesto el hecho de que cerca del 18% de la población no tuviese acceso a la electricidad según datos de 2011. Un 95% de los cuales residen en el África subsahariana y las zonas en desarrollo de Asia. Esto provoca que muchas de estas personas utilicen elementos como las lámparas de queroseno u hogueras para tener luz o para calentarse con el consiguiente riesgo para su salud y su seguridad. Un acceso generalizado a tecnología solar LED podría permitir a estas comunidades tener luz de una manera segura y eficiente.

Por último, el tercer objetivo que me gustaría destacar es el número 12: “asegurar un consumo y unos patrones de producción sostenibles”. Para 2050 la población global ascenderá a más de 9 billones de personas, y tenemos que pensar en asegurarles un planeta saludable ahora, antes de que sea demasiado tarde. Somos conscientes de que las empresas deben liderar la transición hacia una utilización de los recursos inteligente, antes incluso que los consumidores.

En 2014 se tiraron 41.8 millones de toneladas de desperdicios electrónicos de las cuales solo 6.5 se reciclaron. Siguiendo programas de economía circular y operaciones sostenibles, las compañías podemos promover patrones de consumo y producción sostenibles que reduzcan nuestra huella medioambiental dándole, por ejemplo, una segunda vida a nuestros equipos a través de su actualización o reciclaje, reduciendo emisiones de CO2, consumo de materias primas y consumo de energía.

En definitiva, los ODS de las Naciones Unidas quieren hacer del mundo un lugar mejor para todos, y estamos orgullosos de que Philips pueda ser parte de ello y de cómo nuestros empleados y socios comparten este compromiso. Algunos ejemplos de ello son nuestra asociación con el gobierno local y los proveedores de salud en Kenia para crear el primer Centro de Vida Comunitaria, diseñado para ofrecer atención sanitaria primaria en un entorno seguro o las labores de concienciación que realizamos acerca de temas médicos generales, creando campañas colaborativas que animen a las personas a prestar atención a su salud la cual, a cambio, reducirá el alcance de las enfermedades no transmisibles en todo el mundo.

Recientemente, hemos anunciado que Unicef y la Fundación Philips han puesto en marcha el proyecto “Innovaciones Sanitarias para la madre y el recién nacido”, para ayudar a salvar vidas y mejorar la salud de las mujeres embarazadas y los niños también en Kenia. Bajo el liderazgo del Gobierno de Kenia y la junta directiva del proyecto en el Ministerio de Salud, UNICEF y la Fundación Philips facilitarán el desarrollo de innovadora tecnología sanitaria y soluciones en el campo de la salud materna, neonatal e infantil.

Philips está también comprometida con llevar la luz a las comunidades más necesitadas de una manera sostenible y centrada en la comunidad y por ello trabajamos para conseguir nuestro objetivo de ayudar a más de 500 Centros Comunitarios de Alumbrado en África y 30 en Latinoamérica, donde la tecnología de iluminación solar LED transformará estas comunidades. Por otra parte, trabajamos ya de manera activa en la restauración y venta de equipos de diagnóstico por la imagen reduciendo emisiones de CO2, consumo de materias primas y consumo de energía.

Desde aquí invito a todas las organizaciones, públicas o privadas, con o sin ánimo de lucro, a unirse a estos Objetivos de Desarrollo Sostenible. Tenemos que animarnos unos a otros, romper barreras, asegurarnos de que somos la generación que continúa el gran viaje comenzado con los Objetivos de Desarrollo del Mileno. Si lo hacemos, tendremos un impacto positivo y duradero en nuestro planeta y en la gente que lo habita.


Los comentarios están cerrados.