La CNMV enviará espías a los bancos para detectar fraudes

Comparte este artículo

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) prevé iniciar los trabajos para poner en marcha este año la técnica del mystery shopping (cliente de incógnito), consistente en enviar a agentes que, sin previo aviso, visitarán las oficinas de las entidades bancarias con la intención de detectar posibles incumplimientos en normas de conducta.

Esta será una de las tareas que el regulador tiene previsto acometer a lo largo de este ejercicio, según consta en el plan de actividades 2014, dado a conocer esta semana por la presidenta del organismo, Elvira Rodríguez, quien ha precisado que la aplicación de esta medida estará condicionada a la aprobación de la reforma de la Ley del Mercado de Valores.

El objetivo de esta iniciativa es doble: supervisar cómo se produce realmente la transmisión de información al cliente, especialmente la información verbal, y comprobar el grado de conocimiento de los productos ofrecidos por parte del personal de la red comercial de las entidades.

De este modo, la Comisión pretende dar un impulso a la supervisión preventiva para evitar que se produzcan en el futuro polémicas como la ocurrida con la venta de participaciones preferentes a clientes minoristas.

“El mystery shopper será un controlador, pero no se identificará como tal, sino como un interesado más que se acerca a la entidad. Su función será tomar nota de cómo le ofrecen el producto, del conocimiento del vendedor y de la información que le aporta“, ha señalado Rodríguez, quien ha apuntado que esta figura ya funciona en Holanda, Bélgica y Francia.

Según ha indicado, el mystery shopper puede ser un miembro de la CNMV o alguien ajeno a la institución. En este sentido, ha reclamado más personal para la Comisión así como la reforma normativa que haga posible la incorporación de esta herramienta.

No obstante, Rodríguez ha subrayado que la CNMV presta ya “especial atención” a la venta de productos complejos, tanto de entidades españolas como de entidades extranjeras, para adelantarse a un hipotético problema. “Todo lo que hacemos forma parte de la política de supervisión temprana. Conocemos el público objetivo y la cuantía de las emisiones”, ha puntualizado.

Control de las remuneraciones

Otro de los retos que se ha marcado la CNMV para este ejercicio es ejercer un control sobre la remuneración del personal de la red comercial de las entidades bancarias, siguiendo las directrices de la autoridad europea ESMA.

En particular, se revisarán los controles internos establecidos por las entidades y, más específicamente, que los sistemas de remuneración de ventas no generen riesgos potenciales de ventas inadecuadas.


Los comentarios están cerrados.