El pulmón de Centroamérica puede desaparecer

Bosawas pierde un promedio de 42.676 hectáreas por año

Comparte este artículo

“Estamos preocupados por Bosawas. Esa reserva necesita respuestas complejas y de mucho impacto”. Así se expresaba la secretaria adjunta de la Unesco en Nicaragua, Claudia Valle, para definir la preocupante situación de la reserva federal de Bosawas, considerado el pulmón de Centroamérica.

Se trata de una reserva forestal protegida con más de 21.000 kilómetros cuadrados, la mayor de Centroamérica, concentra el 14 % del territorio nicaragüense, al menos un 10 % de la biodiversidad mundial y es uno de los mejores ejemplos de bosque tropical húmedo de la región.

La Unesco incluyó a Bosawas en su lista de reservas de la biosfera en 1997. Pero hoy poco queda de lo que era. Este gran espacio natural ha sido transformado por el ser humano, que ha invadido los bosques de esta reserva, lo que ha generado, además, un fuerte conflicto con los aborígenes.

Bosawa_

En abril de 2013 saltaba la noticia de la muerte de un indígena mayagna, etnia que habita desde tiempos ancestrales esas tierras. La representante de la Unesco pidió al Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, una “mayor atención” a la reserva a través de las instituciones encargadas de conservar y preservar el medio ambiente.

Las autoridades “deben de tener claro qué es lo que se quiere tener, si una zona para la agricultura y ganadería, o una reserva, pero tienen que ser medidas que vengan del Estado”, señaló Valle.

De acuerdo con datos oficiales, desde 2010 Bosawas pierde un promedio de 42.676 hectáreas por año. Durante el 2013 el Parque Nacional Cerro Saslaya, ubicado dentro de la reserva y considerado el “corazón” de esa área protegida, perdió cerca del 15,2 % de su bosque de las 9.073 hectáreas que posee a causa de colonos que habitan en la zona, de acuerdo con el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales.

En el Saslaya está prohibida “la caza, pesca y tala de bosque dentro de los límites señalados”, de acuerdo con un decreto Ejecutivo. Si las leyes siguen incumpliédose en diez años la reserva podría dejar de existir.


Los comentarios están cerrados.