Un G-20 para mejorar la vida de niñas y mujeres

Una cumbre paralela reúne a mujeres de todo el mundo para reducir brechas y desequilibrios

salgado

Dificultando el acceso del 50% de la población mundial a puestos de trabajo y de liderazgo político y económico se pierde una oportunidad de progreso

La escolarización, los trabajos a los que se ven forzadas, los matrimonios concertados o los embarazos prematuros son algunos de las problemas a los que se enfrentan

Comparte este artículo

Por segundo año consecutivo, la Fundación Belinda Stronach ha celebrado su particular cumbre G20, dos semanas antes de la reunión anual de los llamados países desarrollados y emergentes, que este año tendrá lugar en Francia. G(irls)20 se ha vuelto a reunir para hacer un llamamiento a los líderes políticos de los países invitados al encuentro para involucrar a las mujeres en los asuntos políticos y económicos.

La idea fundamental  de esta cumbre G(irls)20 es diseñar estrategias que mejoren  las condiciones de vida de niñas y mujeres alrededor del mundo. Y para obtener propuestas reales y factibles lo mejor es trabajar codo con codo con las protagonistas. Por eso se elige a una representante de entre 18 y 20 años de cada país invitado al G20, más una de la Unión Africana, y durante una semana debaten con ellas en torno a la necesidad de integrar a estas mujeres en la escena político-económica nacional e internacional y elaboran planes concretos para llevar a cabo cambios efectivos.

“Conscientes del potencial de las mujeres para desempeñar un rol fundamental en el progreso de la economía global y la construcción de la paz, venimos juntas a Francia antes de la reunión del G-20, para debatir, discutir y desarrollar recomendaciones para los líderes de las naciones más poderosas”, explican las delegadas en un comunicado oficial.

Esas delegadas, protagonistas de la cumbre, son mujeres “con cualidades de líder, que pueden hablar sin tapujos sobre sus vidas y desafíos, pero también sobre sus oportunidades”, explica Farah Mohamed, presidenta de la Fundación Belinda Stronach. Se trata de crear un foro de debate en el que se expongan sin miedo y con total libertad los problemas que aún sufren un montón de niñas y mujeres en sus propios entornos y de buscar soluciones prácticas a través de los ejemplos y casos que aquí se exponen. Temas como la escolarización, los trabajos a los que se ven forzadas, los matrimonios concertados, los embarazos prematuros, el aborto se discuten sin descanso y desde todos los puntos de vista.

Todavía en muchos países, ya sean desarrollados o en vías de desarrollo, las mujeres son consideradas un problema y una carga. Esta iniciativa pretende mostrar que, lejos de eso, son la solución y que “hay que trabajar con urgencia para eliminar los obstáculos que continúan dificultando su participación como parte de la solución a los desafíos globales a los que nos enfrentamos”.

G(irls)20 quiere “proporcionar una plataforma de debate, así como las herramientas necesarias para que estas jóvenes puedan ponerse en marcha. Ponemos ideas sobre la mesa y buscamos soluciones a los problemas femeninos globales con la intención de que los líderes políticos mundiales las incluyan en sus agendas”, apunta la propia Belinda Stronach, presidenta del Grupo Stronach.

Conclusiones

Tras una semana de intensos debates y mucho trabajo, estas han sido las principales conclusiones a las que han llegado y las sugerencias concretas que hacen a los gobiernos para que incluyan en sus políticas.

En materia de violencia de género y desigualdad, afirman tajantemente que éste es un mal “ligado a un descenso de la productividad y progreso económico” que todavía afecta al 60% de las mujeres en el mundo. Erradicar los matrimonios concertados (la mayoría de los cuales tienen lugar entre una niña que no supera los 13 años y un hombre de más de 40), proporcionar más apoyo médico y psicológico, fomentar prácticas de respecto entre los jóvenes y adolescentes y educar son las claves fundamentales.

La educación es un pilar fundamental en la estrategia de esta iniciativa. Por eso piden a los líderes que hagan esfuerzos para alcanzar la igualdad en esta materia (segundo Objetivo de Desarrollo del Milenio) a través del acceso a la educación primaria de mujeres adultas, la promoción de becas académicas y profesionales o la mejora de los salarios y las condiciones de trabajo de los profesores en los países desarrollados.

También las oportunidades laborales son fundamentales en el plan de acción, ya que las “mujeres empresarias son necesarias para el crecimiento de la economía”. Según el Gobierno de Canadá, las mujeres aportan el 90% de los ingresos familiares en los países en vías de desarrollo. Así, animan a los gobiernos a apoyar y fomentar los proyectos económicos de mujeres a través de los microcréditos o a incentivar a las empresas para que mejoren sus programas de igualdad de género.

Negando y dificultando el acceso del “50% de la población mundial a puestos de trabajo y de liderazgo político y económico” se pierde una gran oportunidad de avance y progreso”, exponen desde la organización. Por eso, urgen a los líderes y representantes mundiales a dar voz y poder de representación a todas esas mujeres jóvenes y adultas. Y lo primero para eso, afirman, es reconocer que tienen el mismo derecho a la dignidad que los hombres. “Asegurar una justa e igual representación de las mujeres en puestos del sector público político y económico antes de 2020” es uno de los objetivos que les proponen a los gobiernos del G20.

Por último, en materia de sanidad, saben que “una nación sana significa una fuerza de trabajo más potente y una productividad más elevada, lo que da lugar a una economía más competitiva”. En esta línea, consideran urgente facilitar unas mínimas condiciones higiénicas en los hospitales y centros sanitarios, sobre todo de países en vías de desarrollo, pero también de países desarrollados; así como la eliminación de las mutilaciones genéticas o los exámenes de virginidad.

La cumbre G(irls)20 es una parte fundamental de la campaña “3.3 Billions Ways” de la Fundación Belinda Stronach, una iniciativa a nivel mundial que pretender poner de manifiesto que si existen 3.3 millones de mujeres en este mundo hay 3.3 millones de maneras de poder cambiarlo.

La Fundación Belinda Stronach es una asociación de organizaciones nacionales e internacionales no gubernamentales, con base en Toronto, que unen fuerzas con el claro objetivo de concienciar a los líderes políticos sobre la necesidad de incluir en sus agendas la cuestión del empoderamiento político y la libertad económica de niñas y mujeres en los países desarrollados y en vías de desarrollo.


Deja un comentario