La crisis en el Cuerno de África se prolongará hasta 2012

Más de 12 millones de personas afectadas por las hambrunas

“Más allá de la respuesta de emergencia, también es esencial el desarrollo de programas a largo plazo"

Comparte este artículo

Crece la preocupación en el Cuerno de África por la prolongación de la crisis: la situación no mejorará durante los próximos meses y la población apenas cuenta con recursos para sobrevivir.

Según los equipos de Acción contra el Hambre sobre el terreno, aunque la próxima temporada de lluvias, que comenzaría en octubre, fuera buena, la emergencia humanitaria se extenderá al menos hasta 2012.

Los equipos de Acción contra el Hambre están presentes en Mogadiscio, en la frontera con Etiopía y Kenia, donde los somalíes han buscado refugio, y en la región de Bakool, en el sur de Somalia, una de las más afectadas por la crisis. Asimismo, la organización está trabajando en las áridas zonas pastorales etíopes, donde la capacidad de resistencia de la población está disminuyendo; con los agricultores en Kenia y Etiopía, víctimas aisladas de la sequía y del aumento del precio de los alimentos; y en los barrios más desfavorecidos y los centros de salud de Yibuti, afectados por la escasez de agua potable y un aumento significativo de la desnutrición.

Más de 500.000 personas han recibido el apoyo de esta ONG en Somalia, Yibuti, Etiopía y Kenia entre marzo y julio; mientras, la organización sigue aumentando sus actividades sobre el terreno para paliar la crisis regional, según datos de la organización.

“Más allá de la respuesta de emergencia, también es esencial el desarrollo de programas a largo plazo. Es necesario el apoyo inmediato para que los más de 12 millones de personas afectadas puedan sobrevivir durante los próximos meses, que se presentan enormemente difíciles, además de reinvertir en los medios de vida que se han perdido e iniciar proyectos de reconstrucción”, explica un portavoz de la organización humanitaria.

Las ONG están llevando a cabo programas de seguridad alimentaria para agricultores y ganaderos dirigidos a rehacer su capacidad económica, desarrollar nuevas fuentes de ingresos y recuperar su independencia.

Por otra parte, los programas de agua, saneamiento e higiene, limitados por la escasez de agua, se han enfocado a evitar la propagación de la diarrea y el cólera, y la aparición de nuevas enfermedades, así como el almacenamiento de agua de las próximas lluvias.


Deja un comentario